Follow by Email

lunes, 7 de septiembre de 2015

Pesadillas en El Arcángel

Stankevicius


Francisco Javier Gómez Izquierdo

    El Córdoba, mi equipo, me pareció serio a pesar de un cierto temblor defensivo cuando en la primera jornada ganó al Valladolid, en teoría un aspirante al ascenso. En Segunda no puedes fiarte de las primeras impresiones ni hacer caso a las huecas palabras de esos técnicos que te dicen que tal centrocampista tiene calidad y tal central es un seguro atrás. Al  Córdoba ha llegado José Luis Oltra, un técnico de parla simpática y educada que habla de fútbol como si lo hubiera inventado y al que el periodismo vende como científico y milagrero, metódico y artista... y que a un servidor ya le ha echado la sal en la mollera. Oltra tuvo una año sobresaliente en Tenerife  y es cierto que ascendió al Dépor, pero aquel Dépor, la mejor plantilla de la categoría con  Guardado, Valerón, Colotto, Riki, Aranzubía, Lassad..., jugaba al 0-0 y que corra Salomao. Con estas credenciales conseguidas gracias a la calidad de buenos futbolistas Oltra va de puerta en puerta ofreciendo sus servicios sin exigencia ninguna. Aguanta  lo que le impone el director deportivo (buenos los buenos, pero qué malos son los malos) y hasta es capaz de cantar alabanzas de futbolistas a los que no ha visto ni en pintura.

    En Leganés, el asunto defensivo con Héctor Rodas, Dalmau y el inclasificable Razak, un portero que se mueve como si recibiera calambrazos,  prometió ser analizado y mejorado... y Emilio Vega (¿quién dijo que volvieras, Emilio?) nos trajo a Stankevicius, del que sin que llegara ya decía un servidor que le parecía mayor y poco ejercitado. Emilio Vega, supongo que con la aprobación de Oltra, ha despedido a Fran Cruz, un central cordobés comprometido e ilusionado con su club de toda la vida. Como el muchacho es joven y sobre todo inteligente, está capacitado para aprender siempre que tenga buen maestro, claro está. Ante el desprecio del presidente y cuerpo técnico el 31 de agosto se fue a la Llagostera donde ya juega de titular. Emilio Vega, Oltra y el amo del Córdoba prefieren a Stankevicius al que han recuperado del ostracismo a los 35 años para que saque de banda. Torpe, lento, incapaz de agacharse e imposibilitado ya para cualquier tipo de carrera... ante el Alcorcón contagió su calamitosa presentación al resto de compañeros de la zaga, ya de por sí nerviosa e insegura. En el centro del campo hasta Markovic ha perdido presencia y personalidad y no hay método ni estrategia que valga. Mucho bla, bla de apuesta ganadora, buen trato de balón y demás tonterías teóricas, pero el fútbol sin aparecer. Ante el Alcorcón de un excelente Campaña, que si andaba suelto ¿qué mejor sitio que cerca de su casa de Sevilla ?, el peligroso David Rodríguez con esas trazas de Schevchenko y un tal Pastrana, joven, valiente y jugón, el Córdoba pareció un tercera división asustado ante la visita del Real Madrid. ¿Qué nos ha preparado el amo del Córdoba con la complicidad de Emilio Vega y Oltra, esos dos colaboradores necesarios sumisos y obedientes?
     
Hace años, Emilio Vega despidió a Paco Jémez porque lo veía demasiado valiente, y para que pareciera que contaba con el aficionado nos convocó a las peñas para explicarnos la pérdida de confianza de la ¿dirección deportiva? Se presentó con José González y me atreví a decirle que se equivocaba y que no se era justo con Paco. Reconozco que no me quitó la razón, pero vi que no conocía a los futbolistas, ni sus características, ni las necesidades de la plantilla... Su trato era con representantes a los que pedía un lateral izquierdo, un central zurdo... y en ésas sigue.  A Oltra no le abandona el coro que aplaude su “apuesta deportiva”. Mientras, el cordobesismo intuye un año minado de pesadillas. Con Stankevicius, “un poderoso lateral que puede jugar de central y que triunfó en el Valencia y el Sevilla...”  Será así y yo no me entero.