Follow by Email

martes, 29 de septiembre de 2015

Bergoglio

Plaza de Toros de Valencia
Corrida de Miura
La tarde de la "fumata blanca" de Bergoglio


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

La “fumata blanca” de Bergoglio me sorprendió en Valencia, viendo al pobre Robleño trajinar con un miura imposible incluso para el trasteo.

Se llamará… Francisco.

Se necesita valor, pensé entonces, para arramblar con el único santo incontestable de la Iglesia (después de eso, sólo viene llamarse Jesús). Valor… o soberbia, aunque uno prefiere la soberbia de Pablo VI: esa tumba “minimalista” en medio de tanta pompa y circunstancia vaticanas.

Montini fue progre, pero intelectual (valga el oxímoron). Siendo arzobispo de Milán saltó a la primera de la prensa mundial al exigir a Franco el perdón de la pena capital a un estudiante de química, Conill, que en realidad había sido sentenciado, por terrorismo, a treinta años.
Bergoglio es progre (al menos los que toman al Ché por otro Cristo lo consideran uno de los suyos), pero sus frasecillas podría suscribirlas intelectualmente el becario Íñigo Errejón.

La religión toda es política, me decía un jesuita en Roma –anota Fray Servando Teresa de Mier en sus memorias–. Ellos lo saben bien, y es un dolor que se mezcle tanta cábala e intriga.
Cuba me coge tan cerca que nunca olvidaré a Bergoglio (que no pudo venir al quinto centenario de Santa Teresa) hablando con Fidel (“de boberías, como cualquier politiquero letrinoamericano”, escribe Zoé Valdés) con la misma obsecuencia que el Papa de Jardiel hablaba con Dios recién aterrizado en el Cerro de los Ángeles de Getafe.

Del Hermano Sol y Hermana Luna del Francisco verdadero al Hermano Castro y Hermano Castro (sin ni siquiera una alusión chistosa al Hermano Lobo) de Bergoglio.

Mi madre siempre me decía que el Espíritu Santo no podía equivocarse, pero ahora me atormenta una observación del padre Andréi en el libro de Dombrovski:
Mira qué pandilla reunió (Jesús). Pedro renegó de él. Tomás dudó. Y Judas lo traicionó. Tres de doce: el 25 por 100 de producto defectuoso. Cualquier jefe de personal sería destituido por esta selección.