Follow by Email

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Cecilias


Cecilia de la Tauromaquia


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Jornada de puertas abiertas en el Prado, aunque a la gente le tira más el Ecce Homo de Cecilia en Borja que el Cordero Místico de Arroyo en Madrid.
    
Y es que Cecilia sólo hay una: la de Zaragoza. Lo demás son imitaciones chinas, falsas Cecilias piruleras.
    
Como todos los museos, el Prado tiene la obsesión de las visitas, que es lo que cuenta en el Ministerio para Lassalle, que viene a ser en la Casa de las Siete Chimeneas lo que Lorenzo, que también era funcionario con barbita, fue en el Rock-Ola.
    
Para llevar público a la puerta, el Prado también necesita de una Cecilia. La última fue Arroyo, con su chafarrinón de pinochetes y franquetes sobre Van Eyck.
    
España entera es un concilio de Cecilias.
    
En la política, Mariano sería la Cecilia de Chamberlain.
    
En el teatro, Calixto Bieito, el Ruiz de Alarcón de Gallardón (“Es tirano fuero injusto / Dar a la razón de Estado / Jurisdicción sobre el gusto”), es la Cecilia del Siglo de Oro.
    
En el cine, Trueba es la Cecilia de Billy Wilder.
    
En la TV, Pablo Iglesias, para quien Cela inventó una palabra redonda, es la Cecilia de Gerardo Iglesias.
    
Y en la tauromaquia, Morante es la Cecilia de los Gallos, Rafael y José, y sólo con esa cosa suya de poner en conversación la barbilla con el esternón, o sea, el chafarrinón.
    
Entre José Gómez Ortega, si volviera, y su Cecilia, que es Morante, los ministros correrían hoy a ver a su Cecilia, como se vio en la exposición de Chirino en Madrid, a cuya inauguración no asistieron representantes municipales ni regionales ni ministeriales, aunque Lassalle tenía el pretexto de su permiso laboral por lactancia.

    Por si esos políticos poseyeran glandulita de segregar el rubor (que en los lagartos, según Ferlosio, se llama “amarillor”, pues tienen una vergüenza amarilla y fría), que sepan que por allí anduvo, recibiéndose como periodista, la hija de Zetapé, que acabó con Juan Cruz, y que un día podría convertirse en la Cecilia de Ana Pastor.