Follow by Email

miércoles, 24 de julio de 2013

Elegía


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Que asistimos a la terminación de todo un orden social y económico lo dijo Pemán bastante antes que Rosa, la lideresa del partido magenta que con ira religiosa (española) exige de Mariano el arrepentimiento (¡arrepentidos los quiere Rosa!) que ella no mostró con Mingote.
    
Las mujeres son las que administran siempre los últimos restos de los patrimonios arruinados –escribió Pemán en su “Elegía de la casa grande”, donde el símbolo supremo de todo el espléndido pasado familiar suele ser un cuadro atribuido a Murillo y un día se lo llevan, y por la tarde entra la amiga íntima, y al enterarse de la venta del cuadro, con una sola palabra frívola, remacha, sin comprenderlo, todo el dolor del día: “Vaya, enhorabuena…”

    Ésa, se nos dice, es la elegía mansa y resignada de la casa grande y sus administradoras, “las de Garciálvarez”, venidas a menos.

    Tal que el Ayuntamiento de Madrid, donde el tetrarca de la cosa cultural, Villalonga, “con la finura con que un viejo abate diría un madrigal”, ha llevado a Botella a vender por la mitad los cuadros de Manzano.

    Millares y Guerreros a precios de saldo.
    
Incluso Arroyos de Eduardo, por uno de los cuales, “L’e una certa differenza”, no pujó nadie, pues el verdadero Arroyo municipal es el cuadro de los bigotes, titulado (el título funciona como la banda sonora del cuadro, decía Roberto Matta): “Diferentes tipos de bigote reaccionario español o varios aspectos del Sindicato de Actividades Diversas”, que Tierno compró por dos millones de pesetas del 83, en plena “rave” democrática para los plásticos, como eran conocidos entonces.
    
(El pintor y diablo Juan Soriano atribuía el éxito de Frida Kahlo a su bigote: “En México decimos: ‘Mujer con bozo, culo sabroso’.”)
    
Me han dicho que venden ustedes algunas cosillas
    
Me han hablado de un sofá con pata de garra
    
Es la lírica que humaniza a una corporación por otro lado implacable en lo suyo, que es multar, como la Wehrmacht de Rommel.