Follow by Email

viernes, 4 de diciembre de 2020

El número 6


 Vannevar Bush

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    “El número 7” (carnet de Hitler en el partido), tituló Penella de Silva su alegato antihitleriano en pleno hitlerismo. Bueno, pues en la España sanchista la Navidad (ese “éxtasis judeocristiano”, al decir nazi) llevará el número 6, como Fernando Redondo en el Madrid. Sólo seis personas podrán sentarse a cenar en Nochebuena. ¿Por qué?
    

No es un capricho, es el número que la ciencia da como riguroso –aclara Pedro de la Preveyéndola.
    

Con la ciencia hemos dado, Sánchez, que se reputa, el hombre, tan científico como el socialismo, con una tesis doctoral digna del “Traidores a la verdad: fraude y engaño en los salones de la ciencia”, de Broad y Wade.
    

Navidad+Ciencia=6. La Virgen, el Niño, San José, el Buey, la Mula… y Sánchez. El belén de Iván Redondo, a quien la ciencia le ha conseguido un pubis de nutria para el cuero cabelludo. Los druidas iban de 6 en 6 a coger el muérdago sagrado, y el “lirio” que en los cuadros de la Anunciación entrega el arcángel Gabriel a la Virgen tiene 6 hojas.
    

En la Navidad del 45 Madariaga razona en la BBC de Londres la metáfora del pesebre: dignificación de los humildes y supeditación de los grandes al conjunto social.


    –Hitler se dedicó a la gente joven, para arrancarle de raíz todo elemento de cultura cristiana. Así se explica que Irma Grese, ahorcada hace quince días por su conducta en Belsen, hubiera perdido a los 22 años los sentimientos más elementales de caridad.
    

Y la ciencia jugando al seisillo. Simón es el Vannevar Bush del sanchismo (el científico que le ganó la guerra a Roosevelt), con la ayuda de Jeremiah, el bacteriófago legado por Margarita Salas al CSIC del padre Albareda, en cuyo frontispicio figuraba una leyenda latina dedicada a Franco, su patrono, que Zapatero ordenó tapar para que el sabio Luis Blanco, sin distracciones y con el apoyo de Echenique, pudiera buscar la vacuna de “la Coviz” prometida por Duque, el Gagarin de San Blas.
    

Un gobierno “científico” es “infalible” y puede atribuirse el derecho a la dictadura.

[Viernes, 27 de Noviembre]