Follow by Email

jueves, 30 de octubre de 2014

Polvo de gallo

@LinaTono

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Viajo con Hughes a Logroño para saludar al colombiano Alberto Salcedo Ramos, el mejor cronista (para mí) en lengua española.

    ASR es invitado a las Jornadas de Vocento sobre “El futuro en español”. Él viene con “jet lag” y a nosotros nos coge la hora (es la hora de la siesta) con el nuevo cambio horario, pero aquí no se duerme nadie, pues ASR es el maestro de Lina Tono, musa que escribe (o que dicta: dictar es más de musas) como Colombia baila. Por ejemplo:

    –La desnudez tiene muy poco que ver con la ropa.
  
En la tarima, ASR lee un papel que trae preparado, pero los periodistas que han renunciado a su siesta desean saber si a escribir se puede enseñar, y él no se atreve a decir que en las escuelas de escribir, como en las escuelas de torear, lo que se enseña son los engaños y desengaños del oficio.

    Al periodismo de hoy, dice, se lo ve con mucha prisa: los periodistas te solicitan una entrevista ahí abajo, suben contigo en el ascensor, comentas qué te parece el tiempo y cuando llegas aquí te dicen “¡ya está”.

    –A eso nosotros allá lo llamamos “polvo de gallo”.
  
Y pues que debemos de estar a no más de dos majuelos de San Millán (donde el monje registró el primer vagido de nuestra lengua: “Cono ayutorio de nuestro dueño dueño Christo, dueño Salbatore”), me quedo con la gana de preguntar qué piensan los colombianos (dueños del español más hermoso) de la persecución al español en España. Luego, ya por lo bajo, hablamos de Freddy Rincón y Socorrito Pino, “la niña más odiosa del mundo”.

    –¡Claro que Socorrito existe! En Facebook la encontrarás.
  
Y de Freddy nos dice que fue muy grande, y que no lo fue más por una bruja que antes de su Mundial le previno para que no metiera en ningún caso el pie, y no lo metió, dejando pasar así su oportunidad. Si Cañizares, portero de España para el Mundial de Corea, hubiera visitado a esa bruja, no se le habría caído en el pie el frasco de colonia, y ahora no lo tendríamos de periodista.