Follow by Email

viernes, 30 de mayo de 2014

Ópera

El autobusero de la ópera


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    La tarde de los “ibanes” en Las Ventas coincidió con el funeral por Pepe Blázquez en San Marcos (donde “la Sabatina”), a la misma hora que hace veinte años saltó a la arena venteña aquel tsunami del campo que fue “Bastonito”, “ibán” de los “ibanes”, fiera corrupia que cubriría de gloria al césar del toreo, Rincón, con quien en junio último, por el aniversario del toro inolvidable, montó Pepe en su “Casa Salvador” una sobremesa (ese invento cubano) que nos llevó hasta la cena.

    –Se torea desde la esquina o se torea desde en medio de la calle, esperando al tranvía –nos dijo aquel día Rincón, sin decir “alcayateo”–. A mí siempre me tocó estar en medio de la calle.
    
Otra nube con agua de mayo y la Gran Vía huele a hojarasca mojada. Tomo un autobús para volver a casa y el autobusero lleva en la radio el “Intermezzo della Cavalleria Rusticana”, que los escasos viajeros escuchan con cara de indios comiendo bicarbonato y compostura de estar en el Real. Si cierras los ojos, te ves en el autobús de Robert de Niro en “Una historia del Bronx”, sin saber que la primera ópera radiada se dio en Nueva York: la “Rusticana”, con Caruso.
    
El autobusero madrileño es muy de radio en alto, pero acostumbra poner tertulianos, cuya algarabía se mezcla con la del viaje, a base de discusiones celulares y relatos de enfermedades.

    ¡Mascagni por Jorgeja!
    
¿Asistimos a una renovación cultural de la empresa municipal de transporte con motivo de la movida electoral?

    La ópera va más con Barcelona que con Madrid. Allí, Pla seguía la temporada por la vestimenta del crítico Pena, wagnerista furibundo: si aparecía de esmoquin, habían dado un Wagner; si de crudillo, habían dado una italiana.

    Carandell contaba que el nacionalista es wagnerista por “Parsifal”, que viene de “Perseval”, héroe del que tomó el argumento Wagner, que creía que el Monasterio de Montserrat se levanta sobre el castillo de los Caballeros del Grial, bajo el nombre de Montsalvat.