Follow by Email

martes, 9 de octubre de 2018

The Rule

The rule of law a la española


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Para los periodistas, decía Pulitzer, no existe una asignatura más importante que el Derecho, “ya que es la base de la civilización”, pero al periodista progresista le pasa con el “the rule of law” (¡“Estado de Derecho”, traducen máquinas brutales!) lo mismo que en la mesa con el pescuezo de gallina, que de lejos parece carne, pero de cerca sólo es un hueso.
En los ambientes de progreso, “the rule of law” sólo es un estorbo (burgués) a la Revolución pendiente. Lo vemos en América con la batalla de los demócratas contra la Corte Suprema y lo vemos en España con un ministro del Interior que se dice juez y que con un “cojonudismo” batueco que haría flanear a Don Camulo, como le decían a Camilo Alonso Vega, expedienta a un comisario de policía porque a la fiesta de los Ángeles Custodios invita a un policía jubilado y en posesión de todos sus derechos civiles, pero que no le gusta a Pablemos, sostén del gobierno que nadie ha votado.
Pablemos (cuyo sentido del honor familiar sería digno del barón de San Malato, campeón de espada que fue de Europa), y no “the rule of law”, es hoy el árbitro del honor en España. ¿No le gusta Franco en la Almudena? No hay Presupuestos. ¿Newton, no Einstein, descubrió la “the rule of law” de la relatividad? Se cambian los libros de texto. ¿“Dictadura” es palabra desagradable? Se sustituye por “democracia”.

El policía que no le gusta a Pablemos desató el nudo gordiano del Lunes Negro de la Transición (los “aprehendimientos”, según el próximo director de la Academia, de Oriol y Villaescusa), siendo condecorado por Adolfo Suárez, el del aeropuerto, que pasa por ser el Pigmalión de “esta democracia que con tanto trabajo nos dimos todos”, y cuya “mentira constitucional” acaba de resumir, sin saberlo, El Lobo, enemigo público número 1 de la Eta, en una frase:
A mí no me han concedido medallas alegando que “joder, es que políticamente, si trasciende, le puede ofender a Eta”.
En fin, que menuda farsa, “the rule of law”.