Follow by Email

jueves, 30 de septiembre de 2010

Piquetes municipales

Foto de ABC. El sujeto de ancha frente, vaqueros y peto de CCOO
se llama Pedro García y es concejal por IU en el Ayto. de Córdoba


Francisco Javier Gómez Izquierdo


Los concejales del Ayuntamiento de Córdoba, más sindicalistas que concejales, trabajaron ayer, día de la huelga general, como nunca. Colocados convenientemente en áreas de responsabilidad por doña Rosa, la que en un acto de prestidigitación cocinado en oscuros garitos cedió el urbanismo cordobés a la cuadrilla socialista a cambio de todo el Urbanismo andaluz para ella sola, los hoy ediles y ayer taxistas ó estudiantes de psicología se afanaron en que nadie en su ciudad trabajara. Es oportuno aclarar que trabajo, trabajo... no sobra en Córdoba, pero tiendas de pantalones, carnicerías y pescaderías, panaderías, fruterías, Cajas y Bancos, las encuentra usted por todas las esquinas. Como en cualquier ciudad. Al no tener fábricas que parar, los piquetes intimidatorios escucharon la palabra "sabia" del concejal y autoridad:

- ...a por los autobuses.

Allá que fueron. No dejaron salir los servicios mínimos y ahí radicó el éxito en Córdoba de la Huelga General. A las 7 de la mañana, y al pasar un servidor por delante de AUCORSA (autobuses cordobeses), pude ver muchas pancartas y muchos tipos con barba de sabios. También había una tipa a la que la Ugeté pone para dar cursos da Salud Laboral donde yo trabajo. Luego, la tele y radio locales encontraron al mismo concejal a las puertas de El Corte Inglés -lujo que también hay en Córdoba- . Enfundado en camiseta roja de las Comisiones de aquel buen hombre que gastaba jersey de cuello alto y que respondía al nombre de Marcelino -oh tempora, oh mores-, llamaba "fascistas" a gritos a las tenderas de la sección juvenil y a los clientes que buscaban un detalle para los Migueles y las Miguelinas.
En la prensa local, podéis ver mejor la esquizofrenia de un Ayuntamiento donde cada concejal es amo de su parcela. Así, si el amo o concejal de la policía local -en fino, Seguridad Ciudadana- dice que a los piquetes hay que dejarlos tranquilos y no actuar, pues a callar y obedecer...