Follow by Email

sábado, 7 de diciembre de 2019

Dogmas

Murillo

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    De la Constitución a la Inmaculada, un puente vacacional entre dos dogmas españoles que una vez los controladores aéreos pusieron en riesgo con una huelga y Zapatero les envió los tanques a Barajas, y a sus casas, las citaciones de los consejos de guerra.

A los “demócratas” de aquí la Constitución les parece un dogma que ha de ocupar el lugar del credo de Atanasio, y es de ver a un ministro de la porra, Marlaska, rezando el Quicumque del Estado Social y Democrático de Derecho como si supiera lo que está diciendo.

La Inmaculada, que de niño te entraba con la estampa de Murillo, es el tema del pecado original, y como dogma tuvo mayor periodo constituyente que el de la Constitución, que no tuvo ninguno. Ratzinger refiere la gran controversia desatada en la Edad Media entre dominicos, para quienes la Virgen tenía el pecado original como todas las demás personas, y los franciscanos, que defendían la posición opuesta.

    En el Boston de su adolescencia a Santayana lo marcó mucho una iglesia anexa a su Boston College atendida por los jesuitas y consagrada a la Inmaculada Concepción, una idea teológica: la noción de un alma humana creada perfecta y sin mancha, como un cuerpo sujeto, como una flor, a la magia directa, inconsciente y sin estorbo de esa alma.

En sentimiento y en lealtad legal –confesará el filósofo–, siempre he sido español. Mi primer entusiasmo filosófico lo produjo la teología católica; admiré, y aún admiro, esa magnífica construcción y la disciplina espiritual que puede inspirar.

No creo que muchos españoles de ahora dediquen el puente a repensar sus dogmas, aunque Chesterton tiene dicho que el escepticismo de nuestro tiempo no destruye realmente las creencias, más bien las crea: las verdades se convierten en dogmas en el momento en que se discuten.

    –La gran marcha de destrucción mental continuará. Todo será negado. Todo se convertirá en credo. Es una posición razonable negar las piedras de la calle; afirmarlas será un dogma religioso.