Follow by Email

viernes, 22 de noviembre de 2019

Pancartas delictivas

El delito. 6.000 €
Por no impedir la entrada de la violenta pancarta

La noticia, hoy
 
Francisco Javier Gómez Izquierdo

     Mira que uno va cogiendo al vuelo cualquier oportunidad para apartarse del sindiós y sin conocimiento que procura avasallarnos estos años, pero hasta en las cosas más tontas que uno pueda imaginarse tiene que aparecer el ojo enfermo del membrillo incompetente al que se paga por vigilar. 

Me había puesto a matizar la comida de fraternidad a celebrar por la quinta del 59 de mi pueblo, que la empezó a conformar un servidor por ser el primero de la cosecha al haber nacido el día de Reyes, y junto a los mensajes de la quintada -ya saben que no soy muy de teléfono móvil, pero según el parecer de la familia su uso ya es necesidad- me llega un recorte de Ricardo, cordobesista de pro que abrazó a Luis Aragonés en Ucrania, que me avinagra el vinito que estaba tomando con un poco queso. “Propuesta de multa de 6. 000 euros al Córdoba por introducir en El Arcángel una pancarta de grandes dimensiones”... sin que el barandilla o barandazo tuviera conocimiento. Comisión Antiviolencia se llama el órgano sancionador que como ustedes saben depende del ministerio del Interior del que es ministro don Marlaska. A la vista de la noticia y andando el Córdoba por donde anda, la sensibilidad se acelera y no puedo por menos de comparar violencias y claro está, acordarme de aquella famosa anécdota no sé si de cantaor o torero, creo que es atribuida a Rafael Gómez el Gallo, quien tras penosas penurias en el tren desde Sevilla hasta Madrid y sentir al pasar por delante de la máquina el calorcito del vapor y dar un respingo al oír un estridente pitido se volvió molesto y espetó al monstruo: “...esos..-pongamos humos- en Despeñaperros”.
   
 Pone el recorte que el barandilla o barandaza es coordinador de Seguridad y supongo que la Directiva del Córdoba, ente en esa fecha mutilado, abrumado y dislocado por estar el presidente a disposición judicial, no cayó en dar importancias mayores ni al representante del Gobierno ni a la ingenua pancarta que puse aquí en Salmonetes... hace unos días y que encomendaba al equipo a San Rafael “el que sana”.
      
Conforme a la Ley, es posible que al Ilustrísimo Coordinador le asista la razón con algún artículo punitivo sobre las pancartas, tamaños y mensajes, pero como a mí me gusta el sentido común y la actualidad trae tan demoledoras comparaciones que he llegado a pensar si no estamos de verdad en un manicomio, resulta que eso que se hace llamar Comités para la Defensa de la República, CDR, y que pone barricadas en las autopistas, secuestra viajeros en aeropuertos, impide la circulación de vehículos y personas en pueblos y ciudades por encima del Despeñaperros que mentara el torero, está tratando -negociando- con las directivas del Barcelona y R. Madrid un permiso para colgar en el Camp Nou una pancarta que va a chantajear  al Estado sin que a su representante, el Ilustrísimo Coordinador, le pregunten ni siquiera la hora.
      
Voy a seguir con los corderos y la cecina de la comida del día 7 de diciembre y no me voy a calentar, pero no me negarán que el asunto no es escandalaso. 6.000 euros a quien no tiene nada, a quien no se entera de nada -no olvidemos que el Córdoba está en manos de administradores judiciales-, por una pancarta casi mística ecomendándose a un arcángel, de la que no se podía tener conocimiento por la convulsión del club en esos días de máxima ebullición y que de Despeñaperros p’arriba don Torra y doña Colau, un poner, se vayan de rositas sin que el Comité antiviolencia tenga nada que decir...

 ¿Escandaloso?¿Sólo escandaloso?

     ¿Creen ustedes insensato proponer a D. Marlaska que traslade al coordinador de Seguridad de Córdoba a Barcelona capital? ¡A ver si va a resultar que la solución a la violencia catalana la está malgastando el ministerio vigilando al Córdoba contra el S. Fernando!