Follow by Email

martes, 15 de septiembre de 2009

LLOVIENDO PIEDRAS



BURGOS

Juan Álvarez Quevedo

Presidente del Cabildo Catedralicio


El trasaltar es el verdadero problema de la Catedral. Aunque existen dos estudios de petrología sobre el material de esta obra, la Junta quiere encargar otros nuevos para afrontar su restauración. Nosotros ni entramos ni salimos en eso, lo único que decimos es que es muy urgente, porque cada día se caen piedras. Mientras llegue el estudio, la piedra se va a seguir cayendo, por lo que urge hallar la solución rápidamente. Es una piedra caliza, muy compacta y a la vez muy blanda y fácil de trabajar. Por eso se trajo este tipo, que parece que procede de algún lugar de Briviesca.


[...]


Es verdad que los estudios no aportan la forma de restauración, sino el estado de la piedra. Luego hay que pensar en la restauración, porque, claro, ¿hasta dónde llega el mal de esa piedra? Ahora está mal la mitad para abajo; ¿se va a degradar la parte alta? Pues no lo sabemos.


[...]


Por el momento no se puede hacer nada. Se podría poner una red, pero la piedra se desprendería igual... De los dos relieves de Vigarny, sólo uno está desprendiendo piedra. Así que no sabemos: puede ser la humedad, el frío, la luz, la corriente de aire que se forma ahí porque está orientado al Norte...


[...]


Los datos que manejamos [sobre turismo] indican que ha habido un descenso continuado con respecto a 2008. El año pasado la Catedral recibió 280.000 turistas, y este año llevamos un 9,7% menos en el cómputo global de visitas. El mayor bajón se notó en marzo (con un descenso del 16%), luego hubo un equilibrio en el segundo trimestre, y en el tercero también desciende bastante.


[El conflicto con los guías turísticos] es un gran reto que hay que solucionar. No podemos seguir con juicios, denuncias, declaraciones intempestivas a la prensa y comportamientos irresponsables. El Cabildo está abierto a todos los guías, pero se nos presentan dificultades para que nosotros mismos o nuestros guías puedan encargarse de determinadas visitas. ¿Por qué nosotros, los capitulares, no podemos explicar la Catedral cuando nos lo piden? A mí me han denunciado, y eso es impresentable. Nosotros tenemos conocimiento y titulación suficientes y, es verdad, no soy guía, pero tampoco voy a ejercer de ello todos los días; hablamos de momentos puntuales solicitados por grupos que desean contemplar la catedral bajo un prisma religioso. Es meterse en nuestra propia casa, ya que eso es un ejercicio de libertad religiosa. Y vuelvo a lo del principio: a ellos nunca les hemos negado la entrada. Se atienen a un decreto, pero esa ley la consideramos improcedente, porque el Cabildo debe regular sus propias visitas, como hace la Junta con Atapuerca o Patrimonio Nacional con Las Huelgas.


[...]


El Cabildo tiene unos estatutos que regulan toda la actividad del templo. En esos estatutos se dice que es el Cabildo el que regula el culto y el turismo. Y la ley civil deberá armonizarse con esos estatutos, y con los acuerdos Iglesia-Estado. Por eso digo que ojalá este tema se solucione pronto, pero sin abusos por ninguna parte, sin denuncias y sin acusaciones. Nuestra propuesta es que sigan entrando, pero que no obstaculicen las visitas que puntualmente son solicitadas al Cabildo.