Follow by Email

jueves, 17 de septiembre de 2009

JUEVES, 17 DE SEPTIEMBRE

DECADENCIA

Enumerados por su hija Adela, que escribió su deliciosa biografía, los grandes placeres de Emilio Fernández, el Indio, son las cosas pequeñas: saborear chochitos anisados y chocolates de menta; mirar en los caleidoscopios; ver el vuelo de las aves y los movimientos de los peces en el agua; el olor de la hojarasca quemada y el de la tierra húmeda por el rocío, el riego o los chubascos; los truenos y los relámpagos en las noches de tormenta; los fuegos fatuos causados por el fósforo en la selva y que tanto asustan a los campesinos que los ven como espíritus malignos; los tronaderos de Judas durante el Sábado de Gloria; la chía creciendo en las macetitas zoomorfas de barro; los cántaros llenos de agua; los puestos de flores y verduras; los titiriteros; los niños con sus calaveras de chilacayote o de carizos y papel de la China; los globeros y los pajaritos adivinadores de la buena suerte; los cielos estrellados y las lunas llenas; el mar golpeando los acantilados; las letanías en los velorios y las mujeres desmayadas.

Día de perros en Madrid. (Los andaluces dirían que un día para coger la escopeta y el perro y meterse con el perro en la cama.) ¿Hojarasca húmeda? ¿Mujeres desmayadas? En Madrid, por las obras, la lluvia es barro. Y lo más parecido a una mujer desmayada es una de las vicepresidentas del Gobierno, vaya usted a saber cuál.

Ignacio Ruiz Quintano