Follow by Email

viernes, 18 de septiembre de 2009

EPIGRAMAS DEL CUERNO

Por cierto lance pesado
que Blas tuvo con Colasa,
volvió bufando a su casa
sobremanera enojado.
Su esposa, que lo notó,
le dijo: -¿Qué traes, Blas?
-Un cuerno -la respondió.
Y ella murmuró: -Eso, no:
te engañaste, que son más.
Siete