Follow by Email

sábado, 23 de febrero de 2013

Protesta

Raimon y su tabarrón  al vent
Ignacio Ruiz Quintno
Abc

    Crisis es que te echen de un bar guiri a las once de la noche de un jueves en la Plaza Mayor de Madrid por falta de gente.

    Con la crisis vuelve la canción protesta.

    La canción protesta es el reloj de cuco de la izquierda.

    Nadie sabe lo que luchamos por la democracia sólo porque callaran Raimon, Llach, Bonet, Pastor, Guerrero
    
Hasta Rubalcaba vuelve a la canción protesta: fue a rondar a Mariano y le cayó un cubo de agua. Entonces, embreado como el cormorán del Golfo, nos amenizó el debate sobre la Nación con el dilema del asno de Buridán proyectado en una abuela que va a la botica por pastillas y cuando le piden ocho euros contesta que prefiere dos pollos.

    La superioridad moral del pollero frente al boticario.

    Con la canción protesta vuelven también el alcoholismo, el separatismo y ese carterismo que con la crisis, nos dice Jorge Bustos, atraviesa un apogeo clásico como la jardinería con la Ilustración.
    
Un juez ha prohibido la entrada al Metro a Raifa y sus prestidigitadoras bosnias, que tienen su mérito: si la gente fuera en Metro con frac, que es, para los dedos de un carterista, la prenda confiada por excelencia, el “clan de las bosnias” poseería una cartilla en Suiza que ríanse ustedes de la de Bárcenas.
    
¿Y por qué no hace usted eso en un tablao? –dijo un juez sevillano a una Raifa de aquí, “El Esparraguero”, así llamado por la largura y flexibilidad de sus dedos de calígrafo.
    
Calígrafo, ya ven, es el “superjob” de esta crisis, y todo gracias al nerudiano Bárcenas, que ha estado en el notario.

    –Sucede que me canso de ser Bárcenas. Sin embargo, sería delicioso asustar a un notario con un lirio cortado.
    
Unos “calígrafos”, precisamente, echaron abajo los memorándum (y la carrera) de Dan Rather en la CBS, que pretendía demostrar con ellos el trato de favor recibido en la mili por su odiado Bush: los memorándum, fechados en 1972, estaban escritos con Microsoft Word, que no se había inventado.