Follow by Email

viernes, 30 de noviembre de 2012

Protesto

Manolo Morán subastando las tasas de Gallardón
 
Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Dice Gallardón que protestar contra su tasazo es de “lobbies” reacios a perder un privilegio, y así nos tiene, que no sabemos qué ponernos (¿cómo se viste un “lobby”?).

    Gallardón tiene una idea del dinero propia de quien no está acostumbrado a hacerse cargo de las cuentas, y de ahí esas multas salvajes que nos dejó en el Ayuntamiento y esas tasas riñoneras que ha traído al ministerio de Justicia, donde, por cierto, no se cobran por falta de formulario, justificante, póliza o lo que sea del verdadero ministerio de Justicia, que es el de Hacienda.

    Galdós a precio de J. K. Rowling: la modernidad de Gallardón.

    De ahí ese papel de feriante a lo Manolo Morán que le toca hacer ahora al ministro, ofertando por la megafonía de la tómbola las rebajas que el “share” de la demagogia aconseje: para el niño, para la señora, para el caballero… De lo bueno lo mejor y de lo mejor lo superior.
    
Hablando del “protesto” (aquel pliego notarial de las letras para asustar a los pobres como “Plácido”), advertía el Séneca de que la economía moral, que es la nuestra, tiene también su ley de oferta y demanda, y las resistencias bajan cuando suben las tentaciones.

    Si mengua la resistencia contra el tasazo es porque aumenta la tentación de no pagarlo.

    El propio Séneca aludía a un tarambana jerezano que fundó en La Habana una “Agencia para el cobro de cuentas difíciles”: cada cuenta era llevada al deudor por un negrito vestido con frac colorado y pantalones verdes. Al principio, enajenados por la vergüenza, los deudores se disparaban en la sien, pero en seguida pasaron a disparar contra los fracs, y quebró la agencia.

 Cuando la reabran, si no se legaliza el duelo, a un periodista tendrá que tocarle el Cervantes para poder entablar un pleito.