Follow by Email

jueves, 21 de diciembre de 2017

Constitucionalistas

 Schmitt

Kelsen


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Hoy que, según las encuestas, los constitucionalistas del 155 ganarán las elecciones en Cataluña, hay que decir que la edad de oro del constitucionalismo europeo se vivió en la Alemania de entreguerras, al resplandor de la hoguera constitucional de Weimar.

¿Quién defiende la Constitución?

El duelo de juristas Schmitt-Kelsen de 1931 alrededor de esa pregunta fue tan imponente como el duelo de pugilistas Dempsey-Firpo de 1923. Para Schmitt, teórico del decisionismo (“soberano es quien decide el estado de excepción”), el defensor de la Constitución debe ser el Jefe del Estado. Para Kelsen, teórico del normativismo (“el Estado es el derecho”), el defensor de la Constitución debe ser un Tribunal Constitucional. En ambos ensayos se manifiesta una elegancia literaria que se sobrepone a las peores traducciones.

Schmitt y Kelsen serán los juristas estelares en el juicio constitucional de octubre de 1932 en Leipzig, donde se citan los mejores jurisconsultos de Alemania para ventilar si el célebre artículo 48 de la Constitución de Weimar ampara la intervención del Reich, que ha suspendido excepcionalmente en sus funciones al gobierno del “Land” de Prusia, sustituyéndolo por un comisario nombrado por el Jefe del Estado.

¿Competía al Jefe del Estado la defensa de la Constitución, como sostiene el abogado-profesor Schmitt, que representa en el juicio al presidente Hindenburg y al canciller Von Papen, o existió una extralimitación presidencial para destruir inconstitucionalmente la autonomía de un “Land”, con arreglo a la doctrina de Kelsen, el catedrático austriaco de derecho público en Colonia que veía en el caso una estricta cuestión de derecho al margen de toda consideración política?

El tribunal de Leipzig salió del embrollo por la gatera: la intervención temporal del Jefe del Estado era constitucional, pero no podía sustituir al gobierno del “Land” de Prusia. Apenas tres meses más tarde Hitler llegaba a la cancillería del Reich.