Follow by Email

martes, 22 de septiembre de 2020

El muro



Ignacio Ruiz Quintano

Abc

Trump llegó para levantar un muro en la frontera y puede irse habiendo afianzado, con la ayuda de la Providencia, el muro de la Constitución, si provee la vacante en la Corte Suprema de la jueza Ginsburg, con cuyos juegos de collares la directora de moda del NYT pretende fundar una hermenéutica a lo Emilio Betti.

El muro de la Constitución es el límite diseñado por Alexander Hamilton, el hombre más grande, con Napoleón, de su época, al decir de Talleyrand, que no era precisamente un pobre Omella.

Y si estuviese obligado a elegir uno, elegiría sin dudarlo a Hamilton. ¡Habría divinizado Europa!

A Hamilton, cabeza militar, política, financiera y jurídica de George Washington, lo apedreaban los neoyorquinos en los mítines porque había fundado, con John Jay, la sociedad antiesclavista de la ciudad, y ahora lo embisten los cabestros del BLM, que piden la retirada y censura del musical de Broadway que lleva su nombre, porque algún sexador de pollos cree haber encontrado en su familia política un tratante.

Los revolucionarios americanos estaban escaldados de la experiencia inglesa, donde al absolutismo del ejecutivo le había sustituido el absolutismo del legislativo. Y por “Constitución limitada” Hamilton entiende la que contiene limitaciones a la autoridad legislativa, practicables únicamente por los tribunales de justicia, que tienen el deber de declarar nulos todos los actos contrarios al sentido evidente de la Constitución, lo cual no supone de ningún modo la superioridad del judicial sobre el legislativo.

Sólo significa que el poder del pueblo es superior a ambos y que donde la voluntad de la legislatura, declarada en sus leyes, se halla en oposición con la del pueblo, declarada en la Constitución, los jueces deberán gobernarse por la última.

En este muro constitucional la izquierda no ve una defensa de sus derechos, sino un impedimento de sus propósitos, pero la Providencia ha puesto en manos de Trump asegurar la Constitución a otra generación.