Follow by Email

viernes, 18 de septiembre de 2020

El enemigo


 El Menipo de Velázquez

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Las cabezas son como máquinas de chicle Dubble Bubble. Calvo de Cabra tiene cabeza de cátedra de Derecho Constitucional (a la española, claro), y, si cae al suelo, las bolas estallan en racimo como en el “pelón” de un bautizo montalbeño (cerquita de Cabra).


    –Si hablo con usted es porque me obliga la ley –dijo en el Parlamento la socia política de Otegui, Calvo de Cabra, al diputado de Vox Espinosa de los Monteros.
   

Debe de ser la única ley que obliga a Calvo de Cabra, pero es una ley, y la declaración de la catedrática, el reconocimiento schmittiano del otro como enemigo conforme a Derecho.
   

 Supongamos, dice el fundador de la ciencia constitucional (y genial separador de “la política” y “lo político”), que en el dominio de lo moral la distinción última es la del bien y el mal; que en lo estético, lo es la de lo bello y lo feo; en lo económico, la de beneficio y perjuicio, o la de lo rentable y lo no rentable… Pues bien: “La distinción política específica, aquella a la que pueden reconducirse todas las acciones y motivos políticos, es la distinción de ‘amigo’ y ‘enemigo’.”
   

 –Cuando el dentista le trataba le dijo: “No es usted ningún héroe” y William Gueydan de Roussel le replicó: “Es que usted tampoco es mi enemigo”.
   

 Gueydan, ginebrino, fue el presidente de la Comisión de Lucha Antijudeo-masónica en París durante la Ocupación. Calvo de Cabra es el bucle melancólico de 1936, año, por cierto, del Código Penal alemán de Franz Gürtner basado en el “sano sentir del pueblo” (“gesundes Volksempfinden”) generado por la voluntad del Partido (“Gauleiter”), adonde regresamos con la “Memoria Democrática” (?) de la jurisconsulta egabrense.
    

¿Y la oposición, qué? Schmitt ve que el liberalismo intenta disolver el concepto de enemigo, por el lado de lo económico, en el de un competidor, y por el lado del espíritu, en el de un oponente en la discusión.


    –Pero sólo es enemigo el enemigo “público”.
    

Y la Dómina Cabra, socia política de Bildu, ya ha escogido.