Follow by Email

miércoles, 9 de enero de 2019

Landas

Landa


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Es gracioso ver a todos los granujas (joveznos y viejales) que uno ha conocido de Landas engorilados por esos bares de Dios despachando ahora monólogos morales sobre una “violencia machista” que, al hilar (hilo en Twitter) de una dama de acrisoladas virtudes centristas, “es estructural”.
Hombre, lo “estructural”, en España, son la corrupción y la ignorancia, que, mezcladas, no agitadas, como el famoso chispacín de Bond, nos dan la pócima representativa de esta socialdemocracia con el “chic” a lo Ian Fleming que patrocina Soros y a cuyo yugo deben doblegarse todas las cervices.
Con que haya un solo español capaz de relacionarse con una mujer sin cilicios ni bacinas, ese “agit prop” del “estructuralismo” está de más, y se pone uno colorado al tener que recordar a titulados en Derecho (cuyo origen está en la distinción entre individuo y colectividad) que fue un gran avance... "antropológico" que víctima y victimario tuvieran nombre y apellidos (individuación y especie, individualización y sociedad...), de modo que si un ruritano violaba a una ruritana el castigo ya no recaía en todos los ruritanos de Ruritania, razón por la cual la ley del talión que tanto repugna a nuestros centristas de pan “pringao” constituyó un avance moral a la altura, al menos, del cacareado reformismo de Rivera, el nadador, pues se pasó de castigar a toda la tribu por la fechoría de uno de sus miembros a castigar únicamente al malhechor.
El cangrejo, señores, no anda para atrás –observó Camba en la barra de Viña P–; todo el mundo va hacia adelante, no siendo los liberales y los cordeleros.
Repárese en los milenios que nuestros frívolos liberalios buscan hacernos retroceder con la chapa que nos dan sus Landas devenidos Ozores sollozantes a los que hubieran arrebatado el sujetador de las manos.
El camarada Vishinski llegó y lo puso todo en orden. No tengan miedo del derecho, dijo, nos llevaremos bien con él. Lo amputaremos sólo un poco. Y así lo hizo, con la satisfacción general.

Ozores