Follow by Email

jueves, 14 de enero de 2016

El espectáculo

Papamoscas de Burgos


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

La constitución de un Parlamento partidocrático es como el patio del desolladero de Las Ventas, donde, alrededor del reparto, se cita el no va más de la sociedad del espectáculo, que ahora queda como sigue: en el Parlamento, Pachi, y en la calle, López.
A Pachi lo confunden con el hijo “funny” de Pradera y es un regalo de Rivera, a quien el Pueblo votó para que nos pusiera a Pachi de “speaker”, dado que su abuelo fue taquillero de cine en Portugalete, que ya ha dicho Snchz que siempre nos quedará Portugal.

Y López es el López de España, desde los lópeces de Franco al Superlópez de Amorebieta, pasando por este López del Pueblo que no tiene estudios, pero que ya preside el Parlamento que, con algún mamoncillo, es un merendero pintado por Ribera.
Con la hegemonía electoral en manos de Pachi López, la hegemonía política queda en las de un filósofo que quiere encerrar en un establo a los abstencionistas mientras se decreta el voto obligatorio, en las de un académico que quiere coger el cuadro de España y hacerlo añicos al objeto de crear un puzzle federal y en las de un locutor de TV que quiere un “derecho a decidir” lo indecidible que se ha sacado de entre las capas de calzoncillos “endowment pad” adquiridos en los chinos de la “yihad”.

El marianismo es un “ismo” amortizado, aunque Snchz y Rivera, como unos recién casados con piso en Majadahonda, decidan mantener a Mariano de Papamoscas del Régimen para leer ese papel sobre el Estado de Derecho que lee, como el Papamoscas de Burgos da las doce, cada vez que los separatistas ponen los pies en la mesa. Así, ese “honorable” que promete derribar en dieciocho meses el Estado español que los catalanes ayudaron a montar en Burgos: al lado de lo del tal Puigdemont, lo de Cristo derribando el Templo para levantar lo en tres días sonará, con el permiso del obispo de Solsona, una fanfarronada del chino Wanda.

Y es lo que los “camelots” de las tertulias llaman “democracia representativa”.