Follow by Email

lunes, 13 de enero de 2014

La arcada de Diego

Concilio de cigüeñas en Rivas




Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    El periodismo de investigación atisbó un agujero en la línea de flotación del tío al que más odia después de Mourinho: “Se toca varias veces la zona del estómago… Llama al médico, y continúa con el entrenamiento. Pero se vuelve repentinamente y hace el gesto de vomitar... Es sólo una arcada.”

    La arcada (¡sólo una arcada!, con lo que tiene que leer) de Diego López, arcada de arquero, que bien podía propiciar la titularidad en la Liga del yerno de la Asociación de la Prensa, por cuya continuidad Ancelotti quiere “ir a la guerra”, aunque, teniendo en cuenta cómo van a la guerra los italianos, yo de Íker (como todos, también Camacho, coleguean con Casillas) esperaría más de la arcada de “este chico” (como todos, también Camacho, llaman a Diego López) que de la guerra de Carletto no se sabe contra quien, pues el Barcelona ha contratado a Ter Stege, pasando del amigo de Xavi.

    Cinco veces elegido mejor portero del mundo por la IFFHS (al lado de esto, ¿qué son las cinco Copas de Europa del pobre Juanito Alonso?), el yerno de España cumple un año en el banquillo de la Liga por culpa de Mourinho y su madridismo underground frente al madridismo pipero.

    –¿Con qué te quedas de la etapa de Mourinho en el Madrid? –preguntan a un madridista “underground”, Coto Matamoros, entre el nirvana del gol de Mijatovic en la Séptima y el rencor del 0-5 de Cruyff en el Bernabéu.
 
Con su filosofía y con su claridad en el análisis de la mezquindad humana. Y, sobre todo, con el dantesco espectáculo de cómo la tontería, redoblando esfuerzos, consiguió establecer, en casi la totalidad de la población de este p… país, el prejuicio contra una persona honrada e inteligente. ¡Aterrador!
 
Precisamente por “underground”, su madridismo es ferozmente crítico e individualista, “porque oficialismo y ‘underground’ son blanco y negro”.

    Así que de la arcada de Diego vamos a la paloma de Alberti, la que se equivocaba, con el “underground” oficial en el Fondo Sur y el “underground” oficioso en el Fondo Norte, que por ir al Sur fue al Norte, y creyó que su falda era tu blusa, que su corazón, tu casa, y se equivocaba, como nos equivocamos todos con el Balón de Oro.

    Si esa piñata sirviera para premiar los méritos anuales de un futbolista, este año sería para Ribéry, pero a Ribéry le sacan a relucir que una vez se hizo el dormido para no pagar a una lumi, lo cual, desde luego, es un feo (el feísmo es el salario del mundo de Ribéry), pero no mayor que el de Messi al hacerse el dormido para no pagar a la Hacienda, igualmente pública, y, sin embargo, a Messi le caen los Balones de Oro como a Newton las manzanas, y se le perdonan los feos como Xavi perdona a los atléticos por un fútbol que no es el “Fúpbol”, y que tendría que ver más con el “Furbo” de Villar, ese tipo tan de Bilbao como el señor Bilbao, diputado general de Vizcaya, que se opone a que el Combinado Autonómico de España juegue en San Mamés, a no ser “como visitante contra Euskadi”, y si eso supone que San Mamés no sea sede de la Eurocopa, “que no lo sea”, ahí va la h…

España y yo somos así, señora.



OTRA DE SEÑORÍO
    De una entrevista de Manuel del Arco a Raimundo Saporta en Barcelona el 25 de abril de 1969 (Mourinho tenía 6 años): Arco: “¿Consideras al Real Madrid un club ejemplar?” Saporta: “¿A qué llamas ejemplar?” A: “A que el presidente dure 26 años, el entrenador 10, no tengáis deudas sino un buen activo, que disputéis 15 años la Copa de Europa y tengáis 55.000 socios sin visible oposición.” S: “Me has defraudado; yo creí que la ejemplaridad era otra cosa.” A: “Defínemela tú.” S: “Para mí, el club ejemplar será el que cuente con el afecto de todas las regiones de España. Desgraciadamente, no es nuestro caso.” A: “Lo veo difícil, si seguís ganando.”