Follow by Email

viernes, 31 de enero de 2014

Constantinopla

 
Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Fue una noche extraña, entre ganaderos de bravo (los más “rabiosos”) y rumores de la caída de Constantinopla, que hubiera puesto no sólo la carne de gallina y los pelos de punta, sino la gallina de carne y la punta de pelos, si, en efecto, Constantinopla fuera el Periodismo.

    Y surge entonces el nombre de Curro Fetén, genio y figura, y aparece, como constantinopolitano de guardia, Juan Miguel Núñez, cronista taurino de Efe, que compartió ferias y viajes con Fetén, pegando brochadas que perfilen la idea de aquel currismo periodístico hecho de toro y necesidad, los dos sostenes del carácter en España.

    Todo el mundo ha oído hablar del ideario crítico formulado en la radio por Curro Fetén: “Para ser figura del toreo hay que mandar. Fulano no manda. Y si manda, aquí no llega.”

    Un día que Ortega Cano ha estado muy mal, Curro mira por encima del folio de Núñez y dice:

    –Bien, bien. Ponlo tú mal, que yo no puedo.
   
(Qué lección de “empoderamiento”, ahora que a los progres no se les cae el palabro de la boca, para los cursis a lo Pablo Iglesias, el maula con coleta de “Podemos”.)
   
Otro día, volviendo de Logroño, feria de San Mateo, la grisura de la última tarde y del primer otoño, dan en la carretera con un coche funerario. “Al menos, va vacío”, dice Núñez, agarrándose a un consuelo. “Esos son los peores”, contesta Fetén. “¿Por qué dices eso?”, pregunta Núñez. “¡Van buscando una oportunidad!”, remata Fetén.

    Paran en una gasolinera y Curro enciende un cigarro. Núñez le llama la atención. Curro, sin darse por enterado, exclama: “¡Pobrecitas!” “¿Pobrecitas? ¿Quiénes?” “Las moscas”, contesta Curro, señalando a un par de moscas en un lametón de sol. “¡Se les acaba la temporada!”

    Más este titular (para contar que en Barcelona, donde Chamaco toreaba toda la semana, Puya consiguió anunciarse un día):

    –En la Feria de Chamaco, Curro Puya ha puesto una caseta.
   
Y comprometemos de palabra un homenaje a Curro Fetén en Casa Salvador.