Follow by Email

viernes, 29 de junio de 2012

Mucho mejor Italia

 
Francisco Javier Gómez Izquierdo
 
¿Por qué  Joaquín Löw es tan cabezota?  Posiblemente porque es alemán. En esta Eurocopa ha habido una evidencia de la que todo el mundo del fútbol se ha enterado, y no es otra que la alarmante baja forma de Schweistenger.

      Alemania lleva jugando con uno menos varios partidos y es rémora que no puede permitirse... ni siquiera siendo Alemania. Si además nos encontramos con que a Boateng le pesan los tatuajes, a Hummels le da de repente por parecer un vulgar central fallón y a Lham se le olvida cómo se debe cerrar en defensa, hasta Italia es capaz de marcar goles. La presencia del “7 de Alemania” en la alineación no sólo incomoda  a la afición germana. Tengo el presentimiento que tampoco gusta a sus compañeros, tanto del banquillo como los que tienen que correr lo que él no es capaz. El empecinamiento de Löw no debe esconder el sensacional planteamiento del señor Prandelli, un entrenador que tiene pinta de durar como seleccionador. Italia ha mandado durante los 90 minutos con un Pirlo que nos ha hecho recordar al mejor  Xavi español y con un Montolivo que cuando se ha percatado de que Schwesteinger se marcaba solo, ha decidido ocuparse en mandar navajazos a la espalda de la debilucha defensa rival. En el  2º gol se escuchaban los muelles anunciadores de muerte, conforme viajaba el balón a la espalda de Lham.

     Muy bien los italianos, más inteligentes, mucho más prácticos, mejores trabajadores... y sobre todo con superior poderío físico al de los alemanes. Tácticamente, el señor Prandelli tiene tareas encomendadas a De Rossi, Chiellini, Marchisio, Montolivo..., incluso a Cassano y Ballotelli. A Pirlo no le dice nada, porque las cosas que ha hecho Pirlo no se pueden enseñar. Se llevan en el ADN. Todos le cumplen y eso que su capitano Buffon ha empezado inquietando a los suyos, pero Buffon es Buffon. Con Casillas, los dos mejores guardametas del mundo.

       Queda señalado el desvarío en el planteamiento del entrenador germano, sin que nos quedara claro la función de Kroos o el cambio de Gómez y extrañándonos de las responsabilidades que exige a Khedira, al que el comentarista Maldonado no tiene más remedio que elogiar. La admiración del locutor por Özil ha quedado reflejada al finalizar el partido afirmando con total naturalidad que  Mezut ha sido el mejor jugador alemán “...de largo”.  Si lo dice el que se tiene por sabio, será así... pero a mí me parece que a Özil cuando le toca decir “aquí estoy yo”, le entran unos sudores terribles, le sale un mirar extraviado y ... su equipo pierde.