Follow by Email

viernes, 6 de marzo de 2015

Dinamarca

Proceso constituyente

Ignacio Ruiz Quintano
Abc


Una de las chuches de los venezuelos de Podemos que más ilusión hace a su clientela es su promesa de un “proceso constituyente”, y da igual lo que eso quiera decir, viniendo de una recua de politólogos y filósofos que tienen por alemán a Wittgenstein. Pero sigámosles la corriente.

En las discusiones de su “proceso constituyente”, la palabra más repetida por Hamilton y Madison es “libertad”, y así es como los americanos llegan a la democracia, que no es más (ni menos) que el reglamento de la libertad.

En las tertulias sobre el “proceso constituyente” que prometen los venezuelos de Podemos, la palabra más repetida por Alegre y Monedero es “dinero”: el que tienen y el que quieren tener, es decir, la “igualdad”.

Libertad ¿para qué?

Llamar democracia a la igualdad lleva a la misma confusión interesada que llamar amor al sexo, de modo que al final no tenemos ni una cosa ni la otra.

¿Un beso? –decía, levantando la ceja como Ancelotti, el camarero de un bar escocés de Leganés–. Yo soy más de f
Sin embargo, todos nuestros políticos, antiamericanos por majaderos, lo hacen, y su forma fina de decirlo es que quieren una democracia danesa (?), pues suponen que en Dinamarca, a cambio de destinar el sueldo entero a los impuestos, los niños te nacen rubios como Brigitte Nielsen y futbolistas como los Laudrup.
Son los estragos del “mito nórdico”.

Sólo hay una democracia, pero el noruego Arne Naess, padre de la “ecología profunda” (?), presume de no saber qué es la “democracia” sólo porque se le ocurren trescientas definiciones diferentes, que ya hay que ser nórdico para razonar de semejante modo. Claro que Bertrand Russell es inglés y pone como suprema pasión democrática a la envidia, que es decir a la igualdad, origen de todos los males (de los cuales el peor es la mentira) de Europa.
Dicho por Jean Clair, ex comunista y ex director del Museo Picasso:

Comer y dormir, sexo: ¡la granja de Occidente!
Marchando, pues, otra de “proceso constituyente”.