Follow by Email

jueves, 27 de febrero de 2014

Baulke 1 – Real Madrid Clap Your Hands Say Yeah 6.

Entre suspiro y suspiro

Sergio Ramos es mirarse al espejo por las mañanas pensando que estamos buenísimos. Ayer el andaluz estuvo muy bien.

Jarroson

1. Todo el mundo en el Real Madrid tiene ganas de Copa de Europa. Se nota en los aficionados, se nota en el club y se notaba en los jugadores al salir del vestuario: Alonso estaba tan metido en el partido que salió de la caseta en camiseta, dándole al barbas que saludaba a los jugadores la sudadera del chandal. Se impone definitivamente Carvajal en el lateral derecho o eso parece a tenor del once de hoy, que suponemos día de fiesta mayor. No se sabe si el 4-3-3  ha encontrado a los jugadores que mejor lo visten o los jugadores se aplicaron para encontrar al sistema, pero hay un once más o menos fijo colocado en 4-3-3 como pájaros en una columna migratoria a lo largo de 4000 kilómetros. Una vez leí una conversación entre @percivalesco y @la_meseta_über en la que decían que este equipo ancelottiano tiene algo característico de los equipos del Madrid campeones de Europa: la presencia de un jugador -en este caso Di María- en el once titular de forma un tanto improvisada. Di María es en este dibujo el Mc Manaman de Del Bosque en 2000 o  Solari acompañando a Makelele en 2002.

(...)

3. Del Schalke 04 sólo sabíamos dos cosas: que fue el primer equipo con techo en el campo y que es el equipo más pagafantas del mapa europeo tras el propio Real Madrid, impresión acentuada al contemplar la pancarta ‘¡El mito vive!’, en homenaje a un tipo que se fue de allí en cuanto dejó de cobrar el subsidio del Madrid. No sabemos mucho más de Khedira, salvo que ya dobla la rodilla a 90º porque le vimos sentado en el campo. La extraña repartición de la herencia de la portería a cargo de Ancelotti dejó a Casillas ante su sexto partido serio de la temporada a finales de febrero.

(...)

Yo, como terco hijo de puta que soy, celebré la parada de Casillas como en 2007 celebraba los goles de Raúl.

Lectura completa: Click