Follow by Email

jueves, 24 de octubre de 2013

Halloween


Los "buebos" de don Inda

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    La repentina excarcelación de “psicokillers” (de izquierdas, pero “psicokillers”) sólo puede obedecer a una “rave” progre de Halloween (¿truco o trato?).

    España se hace cruces con las prisas del gobierno por poner en la calle a la nueva Agustina de Aragón de la izquierda en armas, y más viniendo de un hombre de la cachaza de Rajoy, que en todas sus actuaciones obraba como si siguiera la recomendación del rey don Sebastián a sus fidalgos: “Caballeros, morir sin prisa”.

    Y, sin embargo, ahí están: el presidente culpando a “esas nubes que pasan”, que diría Cela; el ministro del Interior culpando a la Audiencia, convertida en “after hour”; y el ministro de Justicia culpando a Estrasburgo, la urbe rosa y gótica que amaba Gecé, por la carnación sana de sus gentes, su Mercado de los Lechoncitos y sus tejadones brunos y grises con alas de oca.
    
Desde luego, no parecen un gabinete de guerra, y hasta me han recordado la perplejidad de Bush cuando vio salir como gamos a Bono y Zapatero de Iraq sin poner los pies en el suelo:

    –¿Pero estos no mataban toros?
    
No, estos acaso sean los que, en el reparto de papeles de la Santa Transición, acaben con los toros… y con los presos, que es cultura de derechas, igual que los otros acabaron con la siderurgia y los mineros, que era cultura de izquierdas.

    Veías a Gallardón con la soñarra del madrugón por abrir la cancela de la pantera etarra y sólo le faltaba el rótulo, francamente quevedesco, de “Suelto presos de repente”, en homenaje a aquel “Pongo buebos de repente” de la taberna “Biencomes”, en Elorrio, donde Indalecio Prieto, guasón y tragaldabas, que llamaba al tabernero “Ko-ko-ro-ko”, se ponía de huevos como un quinto.

    –Porque te digo, Eulogio amigo –escribe Prieto en su carta (27 de julio del 48) a Urréjola, en que pone de chupa de dómine a todo el exilio–, y heme aquí parodiando al Quijote, que existen “hombres”, “hombracos” y “cacamutios”.

    Señor, señor.