Follow by Email

viernes, 25 de octubre de 2013

El fiscal


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Fui a ver a la Juve soñando con su mítico uniforme presidiario, pero en el Bernabéu la Juve vestía de Cádiz (¿quién era aquel tipo de las barbas apostólicas, Pirlo o Juan José?) y en la tribuna, por una vez, no estaba Torres-Dulce, el señor fiscal.

    –Se habrá quedado en la oficina, con el recurso del Faisán.
    
Pero ahora he sabido que ya no habrá recurso del Faisán, y la melancolía me lleva a pensar que el señor fiscal habrá pensado: “Recurso, ¿para qué?”
    
Para consuelo de los pobres cuya única volatería en la mesa es la gallina, recordaré lo que Brillat-Savarin dice del faisán en su “Fisiología del gusto o meditaciones de gastronomía trascendente”:

    –El faisán es un enigma cuya clave sólo es revelada a los adeptos.
    
Y cuenta cómo él guisó uno para un comité de magistrados del Tribunal Supremo, “a quienes demostré sin esfuerzo que la buena comida es una compensación natural de los sinsabores del despacho”; después de un concienzudo examen, el decano articuló, con voz grave, la palabra “¡excelente!”.

    Me sorprende esta inacción en un hombre (hablo de Torres-Dulce, no de Brillat-Savarin) que, al entrar yo a ese “bar de borrachos” que, al decir de los progres, es el Tuiter, acababa de denunciar por usurpación de identidad a un “fake” que con su nombre tuiteaba ingeniosidades como la siguiente:

    –Mi madre me ha comprado una funda para llevar el móvil en el cinturón. Igual que John Wayne, me ha dicho. Qué forma de reír camino a misa.
    
Era tal la sintonía de aquel Zelig tuitero que veías a Torres-Dulce y te pasaba lo que a la viuda Luciana Sanz con el viudo Leopoldo Rodrigo en el cuento de Jardiel, que no sabía si llamarle Leo o llamarle Poldo, pues de todas maneras él era el mismo para ella, y si escribía Poldo, leía Leo, y si escribía Leo, leía Poldo, Leopoldo.

    Acojonado por la denuncia del señor fiscal, el “fake” cerró la cuenta y Manuel Jabois escribió, para despedirle como merecía, una grande elegía, pícara y especiosa.