Follow by Email

martes, 16 de enero de 2018

Tendencias

Brunequilda


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

La collera alemana Merkel-Schulz (“Exclusión de mayorías cambiantes: los miembros de la coalición votarán lo mismo en el Bundestag y en sus comisiones incluso en los asuntos que no hayan sido acordados”) confirma la tendencia europea hacia el Partido Único: “La Falange –decía Arrese en el Burgos del 43– no es una organización coactivamente solitaria, sino necesariamente única”. Pues eso.

Técnicamente, lo de Merkel-Schulz va más allá del “Estado de partidos en coalición lábil” de Schmitt: es la apoteosis de ese Estado de partidos cuyo ideólogo, Leibholz, bendijo porque, al acabar con cualquier atisbo de representación, supera a Rousseau, y supone la “integración de las masas en el Estado”, que es el eterno consenso europeo.

El consenso fue el tabarrón con que los telediarios nos arruinaron la infancia. Se lo oí por vez primera a Arias, jefe de Cebrián, en TV: “El consenso en torno a Franco se expresa en forma de adhesión y el consenso en torno al Régimen en el futuro habrá de expresarse en forma de participación”. La participación, según el leonino discurso de Girón en la cuna de María Soraya, pasaba por “las tendencias” (su manera de nombrar los partidos), que surgían del Movimiento, “que exige la máxima lealtad al Estado”.
Prudencia y tendencia –es el nuevo lema de Rivera, un león (menuda melena) del tabarrón del consenso con que los telediarios nos arruinan la madurez.

Tiendo a ver en frau Merkel a la Brunequilda que invocaba Gecé en casa de Goebbels con vistas a casar a Hitler con la hermana de José Antonio. Después de todo, Gecé había enseñado a Goebbels, que era renco, a torear de capote como Morante.

Sería posible… si Hitler no tuviera un balazo en un genital –dijo la esposa de Goebbels,  Magda.
Gecé fantaseó con Magda como Petion con Madame Isabel de vuelta a París en la carroza de Varennes: “Si por encantamiento todo el mundo hubiera desaparecido, Madame Isabel se habría dejado ir en mis brazos y abandonado al movimiento de la naturaleza”.