Follow by Email

miércoles, 22 de mayo de 2013

Día D



Sofía Casanova, corresponsal de Abc
 en la Revolución de Octubre
Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    En el 34, desde Varsovia, Sofía Casanova, que había cubierto para ABC (y a pie de obra) la Revolución de Octubre, contaba cómo se estaba “incubando la calumnia universal, antecedente de hechos mayores, de la revolución victoriosa que quiere destruir hasta la esencia del españolismo”:
    
Repito que Lenin dijo el año 1918 en Petersburgo: “Afirmados en Rusia, nos apoderaremos de España”.
    
Lo que Largo llamó Revolución de Asturias es lo que la historiografía actual denomina “huelga con incumplimiento de servicios mínimos”, a consecuencia de la cual, por cierto, Chesterton abandonó el Partido Liberal: “Imaginen ustedes cual fue mi asombro cuando vi que los liberales (ingleses) se lamentaban amargamente del infortunado fracaso de esos socialistoides fascistas (españoles) en su intento de revertir el resultado de unas elecciones generales”.

    Y resumió:

    –La única conclusión es que el liberalismo sólo se opone a los militares cuando son fascistas y aprueba enteramente a los fascistas mientras sean socialistas.
    
Entonces ocurrió el 18 de julio, fecha que se celebraba con una paga extraordinaria, y que ahora, a propuesta de la Izquierda Plural (pues unos tuercen por los Castro y los demás por Kim Jong Un), y con los votos del socialismo nacional, quieren celebrar como Día Contra Franco, una vez que Garzón les ha enseñado el certificado de defunción del general.

    –Pongo buebos de repente.
    
Ése era el cartel de la taberna “Biencomes” en Elorrio que tanto gustaba a Prieto (de nombre Indalecio, como el psiquiatra de los toreros), que al dueño, por la guasa del cartel, llamaba Ko-ko-ro-ko.
    
El partido de Rubalcaba (hijo de suboficial del Ejército del Aire franquista y mecánico de vuelo en Iberia) y de Griñán (hijo de oficial del cuarto militar de Franco) pone “buebos de repente”, pero Rajoy (nieto de un redactor del Estatuto de Galicia en 1932) da largas a sus piperos.
    
El Día Contra Franco quedará, pues, en Día Contra Mou.