Follow by Email

viernes, 27 de noviembre de 2020

Contar ovejas

Romero Robledo, creador de la industria del conteo

 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Giuliani, abogado de Trump, revela que 28 Estados de la Unión enviaron sus votos a Alemania y España para ser contados, dándole a nuestro Servicio Nacional de Propaganda el eslogan hecho: “España cuenta”.
    

Cuando, por la lectura de Hume y de Harrington (el del “gobierno de las leyes, no de los hombres”), Hamilton concibió la democracia representativa (la democracia para territorios inmensos), no contaba con que hay que contar los votos, de lo cual se encargan hoy dos países, Alemania y España, con cultura de partido único, que es el pensamiento inerte de la izquierda americana.


    Nuestro Ortega pone como caso ilustre de pensamiento inerte la aritmética: añadir votos de modo mecánico.


    –Por eso Hegel llama a las matemáticas “pensar enajenado”, en que el espíritu no está presente a su propia operación.
    

Este “pensar inerte” (demócratas) es lo contrario del “pensar alerta” (republicanos), y por eso, dice, graciosamente, hace constar Hegel que cuando padecemos insomnio el mejor remedio es ponernos a contar (votos u ovejas, que viene a ser lo mismo).
    

La primera, y única, industria española es el “Estao”, y luego, como industria auxiliar, teníamos el turismo, que, arruinado por “la Coviz”, es reemplazado por el conteo de votos, “arte de Fierabrás”, que diría Tonetti Celáa, con una tradición que va de Romero Robledo en la Restauración al referéndum andaluz en la Transición, pasando por el “putsch” electoral de febrero del 36 y los referéndums del franquismo con más votos que votantes, al estilo Wisconsin.
    

Debe de hacerse duro pasar de contar turistas suecas de “Manolo la Nuit” a contar votos americanos de Sleepy Joe, pero también Kenia ha pasado de vender safaris para fachas a vender voluntariados para progres, y el mundo no se acaba, pues lo permanente, como dice Pablemos (y antes, Franco) es “el Estao”, al que los comunistas se agarran como lapas que tratan de expulsar a los percebes de la derecha.


    –Percebes y lapas: he aquí los dos moluscos más populares de Madrid.

[Viernes, 20 de Noviembre]