Follow by Email

jueves, 7 de septiembre de 2017

El español


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Este verano, en Santo Domingo de la Calzada, su cuna (la del español), el argentino Alberto Buela (¡otra vez Buela!) hizo la defensa más entusiasta que se recuerda del español, segundo (en el peor de los casos) idioma del mundo, hoy perseguido con saña española en España, con la colaboración del periódico global, sus escritores orgánicos y los políticos del Cervantes.
Contra la opinión de Lassalle, su Bannon, Rajoy no es Jefferson, autor de un ensayo en defensa del anglosajón (nuestro enemigo político) que todavía quita el hipo, aunque niega el sexo, y por tanto el género, a las palabras, detalle que hoy le costaría, si le leyeran en Berkeley, la decapitación por los “tontons macoutes” de la momia de Marcuse, cuando sólo se proponía “sembrar de verdor y flores los desiertos baldíos de la filología”.

Al amor al español de un joven filólogo, Juan Romeu (“Lo que el español esconde. Todo lo que no sabes que estás diciendo cuando hablas”), pasión vedada a dos cáncamos académicos como Cebrián y Ansón, debo un agosto entretenido en la playa, contrastando con el oído el habla local (bable) de los lugareños, y con la vista, la vivisección del español por Romeu, que pasa las palabras por el chino de Octavio Paz: “Dales la vuelta, cógelas del rabo (chillen, putas), azótalas, dales azúcar en la boca a las rejegas, ínflalas, globos, pínchalas, sórbeles sangre y tuétanos, sécalas, cápalas, písalas, gallo galante, tuérceles el gaznate, cocinero, desplúmalas, destrípalas, toro, buey, arrástralas, hazlas, poeta, haz que se traguen todas sus palabras”.

Por el erre que erre del libro de Romeu descubro que “erre que erre” viene del árabe (interjección de arriero: “¡la vulva de tu madre!”), como “albóndiga”, nada que ver con la populista “almóndiga”, con sillón en la Academia desde 1726, aunque sin tilde, o sin techo, invento de la “Ortografía” de 1741, que establece la tilde para las esdrújulas, dicho sea en descargo del Joven Marías, que siempre dijo "albóndiga".