Follow by Email

jueves, 21 de septiembre de 2017

El conejo

Manuel Luque

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

La “posverdá” es el conejo zapatero del tertuliano.

El tertuliano explica las crisis con la “posverdá” y Zapatero las arregla con el conejo.
Primero fue un catalán, el “senyor” Puxeu, que llevaba la Agricultura española con Zapatero, quien, contra la crisis, nos mandó a comer conejo (“una carn sana, lleugera, molt desitjable i barata”) en Navidad. Ahora es el autobusero Maduro quien, asesorado por Zapatero, ha presentado un “Rabbit Plan”, según la BBC, animando a los venezolanos a comer conejos en lugar de mantenerlos como mascotas.

El problema en Venezuela no es que el socialismo no fuera implantado, sino que ha sido implantado perfectamente –ha dicho Trump a la Asamblea de la Onu, sede mundial del “populismo” y la “posverdá”, en una alocución aplaudida por Netanyahu (“En más de treinta años de experiencia con la Onu, nunca oí un discurso más audaz o más valiente”), pero tildada de “hitleriana” por el lector más culto de “Letras Libres” y “Der Spiegel”, que es Maduro, quien llama “magnate” a Trump con ese sonsonete de malandrín de la lucha de clases que en España usan politólogos (que comen del Presupuesto) y becarios (que comen conejo).

La casualidad brinda ahora a Rajoy, que visita en plan Manuel Luque de Occidente la Casa Blanca, la ocasión de colocarle a Trump el conejo de la proporcionalidad.
Trump tiene por “cojonera fly” a Kim Jong-un (“Rocket Man”, le llamó en la Onu), oficialmente avisado de que, si un cohete cayera en América, Corea sería borrada del mapa. América es una democracia vetusta que carece de los adelantos de las democracias posmodernas, como ese TC español con que Rajoy administra la proporcionalidad con Puigdemont, su “mosca collonera”, que proclama la república catalana en el parlamento de Barcelona y le mandan a los constitucionalistas a discutirle el tramo del impuesto de timbre en la póliza.

De donde en lengua púnica –dice fray Gerundiose vino a llamar Hispania toda tierra donde había mucha gazapina.