Follow by Email

lunes, 30 de abril de 2012

Lunes, 30 de abril

EL ARROZ VALENCIANO

-El arroz valenciano señala otros temperamentos. El arroz es alimento fuerte. Ingerirlo en grandes cantidades llega a producir ardores de estómago. Un hombre que tenga ardores de estómago es reconcentrado, hosco, vengativo. El andaluz,  al cabar de comer su gazpacho, se siente ágil, ligero; siente también la vaga ansia de tener dinero para insalivar algo más substancioso. Entonces se hace torero. El valenciano, cuando está sufriendo las consecuencia de veinte o treinta años de digestión de arroz, es temible; una leve cuestión con la mujer, con el amigo, con el vecino que le ha disputado un riego, basta para que le ponga las tripas al sol. Es un hecho probado que todos los complicados en los sucesos de Alcira y Cullera [1911. En Alcira, los revolucionarios volaron un puente y quemaron edificios al grito de ¡Viva la anarquía y abajo el capital! En Cullera asaltaron el Ayuntamiento. En ambas localidades hubo muertos y heridos.] eran grandes comedores de arroz.
LAS GAFAS DEL DIABLO / WENCESLAO FERNÁNDEZ FLÓREZ

Ignacio Ruiz Quintano