Follow by Email

viernes, 25 de febrero de 2011

Si pobre, no conduzcas

La reducción de velocidad es una medida extraordinariamente progresista y muy ilustrativa de lo que está ocurriendo. Porque vamos a ver: si sólo puedo correr a 110, ¿por qué me venden coches que corren a 270? Para que luego digan que el PP el PSOE nunca se ponen de acuerdo: entendimiento total a la hora de esquilmar al ciudadano.

Click