Follow by Email

sábado, 26 de febrero de 2011

Ahorrar gasolina

El Puente de Madonals
en Córdoba


Francisco Javier Gómez Izquierdo


“Para ahorrar” y “Medida transitoria”. Así dicen los ministros. Ellos son ministros y se les supone mucho conocimiento, pero el ciudadano común, como no tiene quehacer, se da a la charla en la plaza con los ociosos vecinos y enreda más de lo necesario con preguntas de sofista.

-¿Y cómo van a ahorrar si tienen que cambiar todas las señales?

-Y encima... lo que más cuesta es la mano de obra.

El ciudadano común ha oído hablar de los miles de coches oficiales que abarrotan las carreteras españolas y se le ocurre que los consejeros de su comunidad podrían ahorrar mucha gasolina y muchos sueldos si -un suponer- reprimieran el ansia de inaugurar. Se inaugura la 1ª piedra de un puente. Luego la 1ª fase. Más tarde el puente mondo y lirondo. Después con farolas, pero sin luz. Y por último con iluminación, a razón de 50 barandas por episodio. A los tres días del último acto, llega una cuadrilla de rumanos y se lleva 17 kilómetros de cable como ocurrió en el “puente de Madonals” de Córdoba. Al puente Madonals de Córdoba, algún pedantuelo del Ayuntamiento lo bautizó como puente de Abbas Ibn Firnas. ¡Hace falta estar en otro cielo para pretender que un andaluz recuerde semejantes palabrotas! Y el caso es que el tal Abbas ya tenía su plan para las crisis futuras. Se adelantó a Leonardo da Vinci en el arte de fabricar alas de Ícaro, y pudiera ser que en los actuales tiempos hubiera llegado a solucionar el problema del petróleo con ingeniosos artefactos muy del gusto de la ilustre Doña Rosa Joaquina, jefa de la cosa contaminante.

El ministro Sebastián y el ministro Rubalcaba han pensado ahorrar gasolina en la autovía, pero ¿qué hacemos en las capitales circulando a 30? ¿Y cómo se le dice a un juez que es delito no ahorrar transitoriamente?

-Pues mire usted, como no se arregle lo de la morisma, vamos a tener que volver a refugiarnos en Calatañazor. Allí, en sus calles para carros no se puede pasar de 10 kilómetros a la hora. Los paisanos notan a ojo si sobrepasas la velocidad y se lían a cantazos con los atrevidos del golf getei.

-Y cuando acabe la medida transitoria, ¿hay que cambiar de nuevo las señales?