Follow by Email

viernes, 12 de septiembre de 2014

Medio siglo de El Plantío

 Primer once en El Plantío

  Juanito entre Pirri, Sol y Rubiñán
 Fondo Norte a punto de inaugurarse

 El Plantío en invierno
La lateral permanecía helada todo el invierno


Francisco Javier Gómez Izquierdo

Este verano hacíamos memoria en Gamonal del primer acercamiento que cada uno de la cuadrilla tuvo al campo de El Plantío, nuestro santuario particular y en el que tantas horas vivimos, porque de verdad que aquello era vivir. El Gaitu y un servidor controlábamos la hora de los entrenamientos y en los de la tarde llegábamos antes que los futbolistas. Creo que fue en el año 71 cuando pagué el primer carné de infantil en el Fondo Sur con las perras que saqué vendiendo kases y cervezas “El León” en la plaza de toros, también llamada de El Plantío y que estos días ha levantado una polémica que al parecer va a emparentar con los gamonalinos del bulevar. Por cada cerveza, una peseta, y por cada kas, una cincuenta. Aquellos sampedros fueron de mucho calor y me sobró para mis gastos futboleros del año.
       
No conocí el viejo Zatorre y El Plantío lo vi por primera vez ya terminado, año 69 ó 70. En él me inicié en el vicio del fútbol. Con Olalde, Angelín, los Alcorta, Bilbao, Zamora y “ el caballito” Aramburuzabala, al que desde entonces llevo su cromo en mi cartera... Zamanillo amenazaba con retirarse mientras lo veíamos suelto y atlético por los Vadillos, donde yo tenía una tía. Requejo empezaba a hacer méritos para durar en la élite. Vinieron Capón, Benegas, Jacquet...Nacían los 70 y como hermano mayor de otros cinco fui consciente de los sacrificios de mis padres, por lo que en verano cosía docenas de zapatos de los llamados castellanos que me garantizaran el pago del abono y que mi padre pudiera comprar un diccionario en condiciones.

      Nuestro mundo era El Plantío. Allí, a la puerta, hablábamos de fútbol con gente de otros barrios -la de los Vadillos era la más enterada-, pero sobre todo de jugadores, y volvíamos a casa con la novedad de la lesión de Marcos o la bronca de Eizaguirre. En El Plantío pasábamos gustosos fríos morrocotudos y celebrábamos, eufóricos, aterradoras heladas que hicieron sucumbir a los grandes de la época: Cruyff, Kempes, Guerini...
      
En la Historia del fútbol en Burgos que se publicó en 2005 y a la que pertenecen las fotografías que acompañan estas letras, se recoge que el día 13 de septiembre -San Juan Crisóstomo- de 1964 se inauguró el Estadio de El Plantío siendo el rival del Burgos, en Liga de 2ª División, el Indauchu, por entonces un club con cierto nombre. Ganó el Burgos 2-0 y el primer gol lo anotó Pita en el minuto 53.
      
El Plantío fue motivo de conversación toda una tarde de este verano y no quería que pasara el día del cincuentenario sin recordar y felicitar, con mucho sentimiento, el particular paraíso en el que fui tan feliz.

       No sé si procede, pero muchas felicidades.