Follow by Email

miércoles, 17 de diciembre de 2014

El pedal


En Serrano no se barre porque las escobas se emplean como adornos navideños


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

La derecha tiene un pedal en la cabeza que hay que reírse del de la izquierda.

Baja el petróleo, pero se mantiene la gasolina, así que crece en Madrid la bicicleta, dato que tiene a la alcaldesa bailando como San Juan de la Cruz en Nochebuena.

La alcaldesa cree que los indignados votan a Podemos porque quieren bicicletas, y lo que Ridruejo no consiguió para Franco (bicicletas para los obreros, que era lo único que le pedía), lo ha conseguido Botella para Rajoy, que, grande ciclista, ha podido anunciar con eso que la crisis ha terminado.

Detrás de la bicicleta hay medio ambiente… y dinero entero: véanse las subvenciones de la Junta andaluza al estudio de “la percepción-demanda social de los usuarios de las vías ciclistas”.
En la capital, la alcaldesa lleva libros a Usera y bicicletas a Serrano, la única calle proustiana que tenía Madrid, y que Gallardón asfaltó para convertirla en la metáfora de la autodestrucción cultural de la derecha.

No hay una biblioteca dedicada a Bernal Díaz del Castillo, autor de lo que Madariaga tenía, con razón, por el verdadero Quijote, pero la alcaldesa inaugura otra biblioteca dedicada a Gabriel García Márquez, Gabo, porque a ella le gusta leer en agosto “El amor en los tiempos del cólera” a la hora de la siesta.

En Serrano, que no se barre porque las escobas están colgadas como adornos navideños, había un carril-bici de lujo berroqueño. Pero los millonarios no iban en velocípedo a la Milla de Oro. “¡Hagamos un aparcadero!”, se diría el gestor cultural, trabajando para Podemos. Y, para aparcar bicicletas, le quitaron un carril a los autos. Y seguimos sin ver pedalear a los millonarios. Entonces, con pintura, quitaron a los autos otro carril por el que pedalea (sin rebajes de zaguanes que hagan repicar al kocsis contra el sillín) un académico para comprar el pan.

La alcaldesa igual no sabe que los indignados de Podemos no quieren sus bicicletas ecológicas, sino su coche oficial.