Follow by Email

sábado, 16 de agosto de 2014

La mamma





Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Toda la historia de los Pujol cabe en esa maravillosa respuesta de Marta al lloriqueo de Jordi, que se lame la herida de una querella por corrupción:

    –¡Uy, tranquilo! Esto se olvida.

    Puro Pla.

    Porque así, “cortita y al pie”, como manda el tiquitaca conónico de la nación pequeñita, es como Pla describiría la esencia de un régimen basado en la corrupción que se nutre del consenso y el sistema electoral.

    Ferrusola cree, igual que Pla, que todo sube y baja, pues “la vie est ondoyant”.

    En Cataluña, que “desde el proteccionismo es un país inmensamente rico, grosero y espantoso” (Pla), subió la pasión y bajó la moral. Mas la mujer (esto también lo dice Pla) sigue siendo mucho más segura que el hombre.

    –¡Ah, la “mamma”! –suspira Pla–. En Cataluña todo el mundo quiere tener la madre. Y pasar el rato, y comer, y sobre todo hacer lo menos posible.
    
La mañana del prendimiento de Teddy Bautista por la Guardia Civil, sus consejeros, unos cuarenta, quedaron confusos como lo apóstoles y fue una mujer de Castellet y Gornal, Marina Rossell, quien dio una solución: “Fem un manifest, tu, per la llibertat d'expressió.”

    Enterrado Montesquieu, de un Fernán González como Pujol uno esperaba más bizarría ante una querella. Un “¡advocats i procuradors a l'infern de dos en dos!”, refrán que yo le he oído al abogado Loperena. ¿Y qué nos encontramos? Un fundador de naciones vacilante (qué pequeños somos y qué encogidos vamos) en la hora decisiva de dar cuentas (justicia poética), pero con una “mamma” detrás poniendo la pausa del medio centro (a lo Guardiola): “¡Idiotas, que esto se olvida!”.

    La memoria de pez es el consenso para abolir la realidad. ¿Quién se acuerda del cáncer terminal de Bolinaga, que ha cumplido, tan pichi, setecientos días de suelta humanitaria? Es la diferencia entre un diagnóstico político, como el de Bolinaga, y un diagnóstico científico, como el del valeroso Pepe Luis Vargas, a quien los médicos “dan” un año de vida.