Follow by Email

lunes, 23 de mayo de 2011

Mourinho, o la verdad en números redondos

Las Ventas, ayer, tarde de Pablo Romero


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Las buenas frases son la verdad en números redondos, y al final del partido que era el final de la Liga lo resumió Karanka en una buena frase:

Para ser defensivos, cien goles están bien.

Por algo a Karanka le tiraron no hace mucho un aviso en la hoja de Roures: “Vete con ‘cuidao’, Aitor, que hablas como Mourinho y no siempre va a estar Mourinho contigo.”

Todas las cosas son números, y los números del Madrid, a cinco goles del registro de la Quinta del Buitre, rompen el dibujo de los poetas de Valdano, que llevan todo el año denunciando en la hoja global en español que “el rey va desnudo”: frente a las excelencias ofensivas del tiqui-taca de las Desdémonas de Pep, Mourinho sería ese epígono de Maguregui que aparca un autobús de carniceros en la portería y que no prepara jugadas de ataque porque no se le ocurre ninguna. Es verdad que fichó personalmente a Özil, el elfo con movimientos de libélula, pero eso fue porque, como descubrió un director de hoja culé, Özil habla alemán y recibió de Mourinho la consigna de presionar a Stark, el celoso admirador del pequeño Messi. Ah, y el vestuario, un polvorín en manos de Mourinho, al decir de los vates del parnasillo progresista. Es decir, todos los valores del Madrid habrían sido disueltos por un portugués sin gafas ni bigote que no da bolilla a los poetas del gol.

Hasta donde uno ha estudiado, los valores del Madrid siempre han sido el mismo: la voluntad de ganar, que en el fútbol se manifiesta en la voluntad de meter goles. En un año, Mourinho ha organizado un Madrid cargado de juventud, de talento y de compromiso con el gol.

Cristiano ya llevaba dentro al caballo castaño oscuro que Cortés hizo caracolear ante los ojos admirados de Moctezuma. Pero lo que Mourinho ha hecho con Özil y Di María yo sólo se lo he visto hacer, en los toros, a Corbacho con Talavante y José Tomás, que salían a la plaza diciendo lo buena que estaba la tarde para morir.

Seguir leyendo: Click

"DE MÁS EN PEOR"

Contra Mourinho, las fuerzas de progreso culés han movilizado incluso a Martín Girard, un «avi» que para los cineastas es escritor, y para los escritores, cineasta...

CLICK