Follow by Email

viernes, 19 de marzo de 2010

BOXEO: LOS VIERNES DEL CAMPO DEL GAS, X



DANNY KRAMER vs. KID KAPLAN
2 de Enero de 1925


Nat Fleischer

Ningún recuento de grandes batallas del ring estaría completo si no se incluye el encuentro de Louis Kid Kaplan y Danny Kramer en el viejo Garden, que fue el punto culminante de un torneo de eliminación del que debía salir el sucesor de Johnny Dundee en el trono de la división pluma.

Kaplan y Kramer ganaron sus respectivos combates en una eliminatoria donde habían caído hombres de la talla de Bobby Garcia, Babe Herman, Mike Dundee y José Lombardo. Éste último había sido noqueado por Kaplan.

Kaplan era un jovencito muy fuerte. Tenía un cuello de toro, y sus valores principales eran la agresividad, la reciedumbre y la tenacidad. Era muy activo en el ataque con ambas manos y su energía parecía inagotable. Kramer, púgil zurdo, poseía una de las pegadas más mortíferas en la división de las ciento veintiséis libras.

Kaplan, de origen judío y nacido en Rusia en los primeros años del siglo, había acumulado un buen número de victorias en Connecticut y Nueva York a comienzo de los años veinte. Dos veces había hecho tablas con Babe Herman, y era muy popular en los alrededores de Waterbury, Meriden y New Haven, ciudades del Estado de Connecticut.

Desde el comienzo del encuentro, ambos fajadores se soltaron a pegar con todo su repertorio para ofrecer la más violenta exhibición de golpes y una de las peleas más emocionantes de la posguerra. Kaplan era el más resistente y superó a Kramer, que quedó fuera de combate en el noveno asalto. Hasta entonces, cualquiera de los dos podía haber ganado. Fue una pelea entre dos fajadores y los fanáticos que acudieron para ver golpes en abundancia no salieron defraudados. En mi opinión, merece figurar como una de las diez peleas más sobresalientes del medio siglo transcurrido.