Follow by Email

viernes, 21 de mayo de 2010

Mi hijo y el Bayern

Van Gaal

Francisco Javier Gómez Izquierdo

Mi tierno infante acaba de cumplir los 16 años y desde muy chico apuntaba ramalazos de extravagante. Antes de cumplir los 8 disfrutaba con las matemáticas y el Alavés, primer equipo de la guía Don Balón, que intentaba aprenderse de memoria. Le aboné al Córdoba y tuve que borrarlo porque prefería ver al Bayern de Munich por la tele.

Nunca se me olvidará el empeño de mi gran amigo Juan, al que se llevó un latigazo traidor y repentino, la mañana del día de San Simeón, primo de Jesucristo, y sobrino de José, por parte de su hermano Cleofás, en el 2004, mientras hablábamos de cuántas latas tiene un palé entero de cocacolas,... por buscar la camiseta del Bayern para regalársela en su Primera Comunión. Movió Roma con Santiago intentando comprar la talla adecuada, pero le resultó imposible. Hoy es el día en que le está pintiparada y veo que la ha puesto en el sofá de la terraza a la espera del que puede ser un gran día.

Mi hijo no es del Madrisss ni del Barça como el común. Ni siquiera del Córdoba, por nacencia... Es del Bayern de siempre, y a mi amigo Juan le hablaba de Jeremies, Sagnol, Lizarazu, Ze Roberto, Khan... con una soltura impropia para la edad.. Mi amigo Pepe, que ha estado por Munich, sabiendo de las rarezas del niño, le trajo una gorra la noche del Lyon y ya está el "recondenao" encontrando talismanes como Del Nido. En estos días he intentado conseguir entradas para estar en el Bernabéu, pero la cosa anda en los mil euros y es licencia que uno no puede permitirse.

No sólo mi hijo quiere que gane el Bayern. Me da que también lo quieren los culés... y un servidor. Un servidor, por Van Gaal, probablemente el mejor entrenador que conozcan los siglos. Parece que Mourinho es el único capaz de ganar el famoso triplete y que el "siempre negatiiffffo" es un figurante en el espectáculo. Se olvida que Van Gaal tuvo de aprendiz al portugués y que con mucho menos ha conseguido tanto... ó más. Fíjense mañana. Maicon es la mano alargada de Mou. La de Van Gaal es Robben. Éste quiere enseñar su repertorio en casa que le despreció.... Aquél, en la que va a ser la suya... ¿Qué cotiza más: la bruta eficacia de Maicon o la triunfadora belleza de Robben? Veremos.

-Lo malo es que Eto'o, gana allí donde va -se queja mi tierno infante.