Follow by Email

viernes, 28 de septiembre de 2012

Bótox

El papel trascendental de la Prensa ante la ubre democrática

El Pueblo son los pechos de la manifestante del otro día, que se los enseñaba al Poder, señor rijoso y tocón. El Pueblo acaba siendo siempre un par de tetas ideales


Hughes

Todo el mundo habla del pueblo, pero estos días se ha cercado un parlamento y se ha disuelto otro. La democracia es algo insatisfactorio y la gente echa de menos lo de ser consumidor. Llamar al camarero, montarle el número y pedir el libro de reclamaciones. Hasta los antidisturbios sienten la llamada popular y se infiltran, con lo que ya va a costar verles en plan globulitos blancos o ejército de anticuerpos de porra blanca que salían en los dibujos de Érase una vez el cuerpo humano.

El Pueblo son los pechos de la manifestante del otro día, que se los enseñaba al Poder, señor rijoso y tocón. El Pueblo acaba siendo siempre un par de tetas ideales.

El Azorín parlamentario hubiera flipado estos días, cuando los diputados escuchaban de fondo el tamtam de los bárbaros. Otra vez el antiguo rumor tumultuario en la hora de la más sutil luz de claraboya. La Soraya Psoe interpelando a la Soraya Pp (la partitocracia es esa gemelización pili y mili), Soraya aleonada y tinaturner que en la tele parece que tiene delante a cuatro diputados soplando para provocarle el efecto wind de su melenón; y le decía su homónima homóloga que lo que el pueblo pedía en la calle eran políticas. El pueblo no quiere pan, quiere políticas, porque una de las cumbres de la democursilería es haber pasado de la Política, abstracción macha y enjambre, Carrillo enganchado al eterno cigarro ideológico, a las políticas disueltas, femeninas y naif de la implementación.

Mientras, en Freedonia se convocaban las elecciones de la independencia. La independencia de Mas, que es Scream 4 y cuando llegue ya parecerá un chiste intertextual y postmoderno.

Para resistir en el Parlament, Rajoy tiene a Sánchez Camacho, un pasmo político mirando mucho a Mas. En su congelación gestual se simboliza la parálisis facial del derechismo y del constitucionalismo, pues la derechona, metida a centrista, siempre acaba pareciendo puesta de bótox.

El centro es bótox, así que para combatir el nacionalismo surgieron Ciutadans y UpyD, pero el nacionalismo se irá y ellos se quedarán. Toni Cantó, que cada vez se parece menos a Toni Cantó y más a Gorriarán, pedía el otro día el cambio de sistema desde dentro, cambiarnos el sistema, como si fuéramos el Atleti del Cholo. Democursi Toni Cantó, o Cantuvo, que en su ser menos él y más Gorriarán representa la politización funesta del individuo, que de bello pasa a concernido.

Lo más extraordinario es que con este panorama Rajoy se fuera a la Onu, donde ya no le confunden con el presidente de las Salomón, y le pidiera Gibraltar al Reino Unido. Esto, que suena a geopolítica vintage o a espasmo de hidalguía, parece la reacción del señor que ante el desahucio inminente, grogui perdido, niega la realidad y se encierra en casa para buscar en Idealista un chalé en la playa:

-Mariano, por Dios, déjate de Gibraltares.

Gibraltar, al final, es lo más español que nos va a quedar. Una vieja nostalgia que mejor si nos la conservan los ingleses, que siempre fueron mejores conservando.


La Soraya Psoe interpelando a la Soraya Pp (la partitocracia es esa gemelización pili y mili), Soraya aleonada y tinaturner que en la tele parece que tiene delante a cuatro diputados soplando para provocarle el efecto wind de su melenón