Follow by Email

martes, 2 de marzo de 2021

Poder judicial


 

Ignacio Ruiz Quintano

Abc


    Mientras la juventud sana que sólo bebe horchata revienta las tiendas de las firmas que más la adulan en la publicidad, el líder de la clase media española, Pablo Casado, en aras de la concordia, y a base de consenso, es decir de reparto (reparto del botín llama Ortega al espíritu de concordia), salva la independencia del poder judicial.
    

¿Qué es el Tercer Estado?, pregunta el abate Sieyes, y contesta famosamente: “Todo”.
    

¿Qué es el poder judicial?, podemos preguntar nosotros. Y la única respuesta es: Nada. En nuestra Constitución, obra de un ingeniero agrónomo y un director teatral, da para un título, pero no recuerdo ningún artículo que hable de él. El “poder judicial” de los constitucionalistas es como el “drógulus” de los positivistas lógicos.
    

Suponga, padre –dice el filósofo Ayer al padre Copleston en la BBC–, que digo “Hay un drógulus allí”, y usted dice “¿Qué?”, y yo replico “Drógulus”, y usted pregunta “¿Qué es un drógulus?” “Bueno, digo yo, no puedo describir lo que es un drógulus porque no es la clase de cosa que usted pueda ver ni tocar, es un ser incorpóreo. Está allí. Hay un drógulus justo detrás de usted, espiritualmente detrás de usted.” ¿Tiene eso sentido?
    

La teoría política procede de la teología y toda la literatura que produce no es sino ejercicios de metafísica. La Asamblea Nacional de los franceses del 91 tomó la idea del poder judicial de la Constitución americana del 87, sin ver que el invento americano era cosa de un régimen federal, pero los perdió Montesquieu, el barón de los malentendidos.
 

El poder judicial –explica Hamilton, su creador– no influye ni sobre las armas, ni sobre el tesoro: no dirige la riqueza ni la fuerza de la sociedad, y no puede tomar ninguna resolución activa. Puede decirse que no posee fuerza ni voluntad, sino únicamente discernimiento, y que ha de apoyarse en definitiva en la ayuda del brazo ejecutivo hasta para que tengan eficacia sus fallos.
 

Por eso aquí los comunistas están ya en el sovietismo de la jurisdicción.

[Martes, 23 de Febrero]