Follow by Email

domingo, 23 de octubre de 2011

Domingo, 23 de octubre

EL RECOMENDADO

-Yo, claro, tratándose del obispo, pues, ¡qué iba a hacer!, le di la corrida, una corrida de Miura, una moza... En cuanto veían un caballo se iban para él como un rayo, y ¡zas!, el picador a la enfermería y el caballo al desolladero. La gente venga a pedir: "¡Caballos! ¡Caballos!" El recomendado del señor obispo estaba escondido en la cuadra; el contratista de caballos andaba loco buscándole; por fin, lo encuentra y le dice: "Pero ¿qué hace usted ahí, hombre de Dios? ¿No oye usted que están pidiendo picadores?" Y entonces él contesta: "¡Y a mí qué! ¡Mientras no pidan zapateros, que es mi oficio!"
Rafael el Gallo

Ignacio Ruiz Quintano