Follow by Email

miércoles, 16 de diciembre de 2015

Bipartidismo

Emily Deschanel


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

Rivera , el jefe del “partido centrista”, que tiene ese aire sabihondo de Emily Deschanel (Temperance Brennan, la doctora en la serie “Bones”), resumió en una frase el encuentro Rajoy-Snchz:

Es el fin del bipartidismo.

Y lo dice, primero, como si el bipartidismo fuera malo, y luego, como si el bipartidismo existiera en España. Eso no es estancarse en las encuestas; eso es estancarse en el Bachillerato, donde cualquier alumno sabe que el bipartidismo, cosa la más democrática del mundo, es el fruto magnífico del presidencialismo americano.

Nosotros, menos modestos que los “Founding Fathers”, que inventaron sin saberlo la “democracia representativa”, tenemos a sabiendas un “Estado de partidos”, y en un “Estado de partidos”, basado, además, en un sistema proporcional, ¿cómo va a haber bipartidismo?

A Rivera le suena el Pacto del Pardo (ni se sabe si existió), donde Alfonso XII, agonizante, tomando la mano de su esposa (lo cuenta don Claudio Sánchez-Albornoz), le dice:
Cristinita, no llores, todo puede arreglarse en bien de España. Guarda el c…, y de Cánovas a Sagasta y de Sagasta a Cánovas.
Pero el canovismo (“…the two principles of conservation and correction” de Burke), no es bipartidismo, sino pastel (consenso, para el vulgo), con Cánovas, que “bisojeaba”, toreando a la revolución, y al quite, Sagasta.

Nuestro “bipartidismo”, hoy, es un malentendido interesado. Lo invocan Rivera y Pablemos, que vienen a refrescar el sistema, como los “juampedros” que se adquieren para arreglar la ganadería que ya no embiste.

Lo que hay es dos primos de Zumosol, PP y PSOE, y alrededor, muchos primillos comiendo como sabañones, cuyo día grande será el 21, con el obsceno festín de los pactos poselectorales (¡otro “Carmena” al PP!), origen de toda la corrupción que Susan Rose-Ackerman analiza en “La corrupción y los gobiernos”.

¿Tampoco sabe Rivera que, con el “bipartidismo” que él agita, Pujol ha mandado (y manda) en Madrid más que Aznar y González juntos?