Follow by Email

lunes, 31 de agosto de 2015

Y sin canteranos



El pedreru

Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    A los papafritas que hacen, de una encuesta, democracia (y de la democracia, religión), acostumbra contestar Gustavo Bueno:

    –Habló el pueblo y dijo “¡mu!”

    Antes del partido con el Betis, el periodismo de los manganesos de la Polvorosa, que está loco por tirar a Bale del campanario, hizo encuestas (“auditorías ciudadanas”, en la jerga de los comunistas latinochés del Ayuntamiento de Madrid, que se declaran, por cierto, atléticos por amor a la derrota) para que “el Pueblo” se manifestara contra la presencia del monstruo galés en la alineación, y “el Pueblo”, en efecto, dijo “¡mu!”, que viene a ser como el “¡Mou!” del piperío reaccionario.
    
Con Ancelotti, aquel “administrador de egos” que bendijo con un triplete a Luis Enrique y con el banquillo a Queylor Navas, Bale era un Pegaso atado a un arado. Benítez lo ha liberado del arado, y el jugador lo agradece con un despliegue tan portentoso (a bastante menos que eso lo llamaban “fútbol total” en los 70) que, a su lado, la voluntad nietzscheana (“Der Wille zur Macht”) de Toni Kroos se queda en una reseña para “Telva” de la teoría de la ejemplaridad de Gomá.
    
Bale, centauro y cromañón, y James, que tiene en su zurda el mejor látigo de la pasarela (un látigo como el que David Morgan hizo para “Indy” Jones, forrado en piel de canguro), son los jugadores más atractivos del Madrid de Benítez, que el sábado, por primera vez en medio siglo, al decir de la prensa culé, jugó… sin canteranos.

    ¿Y qué?

    La cantera es el nacionalismo del pobre, y el acomplejado periodismo madrileño, rodeado de tribus, himnos y teorías genetistas, ha sobrevalorado a los futbolistas criados con pienso madridista, que luego son los que más cobran, hasta que viene un señor de Murcia (Benítez, desde luego, parece nacido para ser ese señor) y te demuestra que un futbolista nacido en Cúcuta puede jugar y correr igual o más que otro futbolista nacido en La Elipa… o en Camas, ahora que, precisamente por lo que cobra, Sergio Ramos pasa (para el piperío) por canterano, aunque a nadie se le vaya de la cabeza la foto de la renovación en plan familia Ulises del TBO.
    
¿La familia Ulises eran aquellos que iban a hacerse una foto con la cámara automática y se alejaban tanto que se la robaban?
    
Ver al Barcelona (¡el del triplete!) que el sábado precedió en la TV al Madrid eran ganas de acordarse de Ancelotti y la desfachatez de no ganar nada (quedarse “in albis”, decían los viejos) con un equipo con Varane, Modric, Bale, James y un Cristiano que sigue bizqueando en las faltas (bizquera de bota rosa y ceja depilada), pero ahora sin puntería, indicio seguramente de decadencia, como corresponde a una carrera tan larga.

    Este Madrid es un equipazo, y lo único difícil (mediáticamente) para Benítez será administrar esta declinación de Cristiano más la ruidajera del “caso De Gea”, portero de raíz atlética (“dramón” familiar) que no mejora lo que hay (Keylor y Casilla) y que cuesta otro Perú, es decir, cada palomita, lo que un “aurresku” de Illarra, el chico que en Madrid no dio una patada a un bote y que ha vuelto a San Sebastián citando a Bergamín: “Volver no es volver atrás. / Yo no vuelvo atrás de nada”.


SALUDOS Y “TRUMPOLINES”

    “Trumpolín” llama Hughes al modo de hacerse mundialmente famoso, como el periodista Jorge Ramos, por una bronca con Donald Trump, aspirante a la Casa Blanca. Trump, que pasa de la corrección política, no se lleva con Ramos, pero en vez de llamar al jefe del periodista, como hacen todos, se lo quitó personalmente de encima, convirtiéndolo, sólo con ese gesto, en figura, igual que en Madrid, con algún plumilla, hiciera Mourinho, otro personaje reñido con la corrección política. Las consecuencias para el oficio son tremendas: la primera fase de la Champions tiene tan poco interés periodístico que toda la atención mediática está puesta en si Casillas saludará o hará la cobra, no a su padre, con quien no se habla, sino a Mourinho, en el Oporto-Chelsea.


 Moras en la costa

Chivolito

El auténtico Chivolito en acción


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Chivolito, mote de Salomón Noriega Cuesta, al que dicen Chivolito por una verruga en la frente, es un humorista de velorio reporteado por Alberto Salcedo Ramos:

    –Chivolito llega al velorio a las ocho de la noche... Da el pésame a los deudos y se sienta al lado del ataúd. Allí permanece un rato en silencio, con el rostro desconsolado. Es su manera de expresar respeto por la ceremonia religiosa. Luego se va al patio y comienza su función, que suele prolongarse hasta el alba.
    
En este velorio de España el papel de Chivolito lo hizo ayer Felipe González, Gonzalón, con un artículo de fondo sobre Cataluña, de Tarradellas (“¡Cony! ¡Quina Catalunya ens a deixat Franco!”) a nuestros días, estos días azules y este sol de la infancia, que dijo el poeta soriano de Pdr Snchz.
    
Dice Gonzalón no tener responsabilidades (si se refiere a que nadie se las ha pedido nunca, lleva razón). También dice “gobernanza” (palabro robado a Strauss-Kahn) por “gobernación”. Y “castellano” por “español”, prueba de que no se le da bien ninguno de los dos. Más una disertación sobre la teoría de la conectividad de Arturo Mas, sacada urgentemente de algún apunte wikipédico sobre la noosfera del jesuita Teilhard de Chardin, padre de la Red. O sea, chivolitadas.
    
Porque nadie recuerda (él, desde luego, no lo hace) que fue Gonzalón, “superando la pesada herencia de la dictadura” (la misma que protegía a “Isidoro”), quien impuso el sistema electoral proporcional (base de la partidocracia) y las autonomías (la idea era colocar a la futura militancia de provincias). Gonzalón, amigo y jefe de Pascual Maragall, prologuista de Rubert de Ventós, filósofo bajo palabra de honor y con un amigo en “Madrit” que le imploraba que se quedaran en España:

    –¡Si os vais de España, soy más moro!
    
“Moro”, aquí, sólo era Gonzalón, a quien no encarceló nadie, ni siquiera Fraga, como dice otro Chivolito, Durán y Lérida, pues Fraga sólo encarceló a Trevijano… y para favorecer a Gonzalón.

Calamares afogaos y jabalí de Carrales

Calamares afogaos
 
Jabalí
Carrales
Caravia, Asturias

Lunes, 31 de agosto


-La tierra es buena, en donde estés (acuérdate aquello de Quevedo: "serás desterrado"...)
José Bergamín

domingo, 30 de agosto de 2015

Cuba


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Con algunas prisas, pues hasta un diputado sabe que aquel parque temático no durará siempre, el presidente del Congreso, Posada, y una rica representación de señorías viajan a Cuba para certificar el milagro de la Revolución, que consiste en defender para la isla el penúltimo puesto en el ranking de riqueza de los países iberoamericanos, cuando en 1958 ocupaba el tercero, y todo por limpiar de putas el Malecón, que ésa fue (Gabo lo tiene escrito) la chispa revolucionaria.

    De lo que Foxá llamó una “España en vacaciones” a lo que García Domínguez ha podido llamar la “Corte del Rey Sol y Menores a Buen Precio”.

    La partidocracia suavona que representa Posada rindiendo tributo a la autocracia machona (¡mariconsón el que se ría!) que representan los Castro.
   
 Hombre, Posada siempre puede recurrir a Jack Lang, aquel desvergonzado ministro de Mitterrand que se bañaba en leche de burra en Cannes, y que en La Habana, camino de la Unesco, tuvo los santos c… de decir (¡en el 81!) que Cuba era un país valiente que construía una nueva sociedad: “La cultura es primero eso: el reconocimiento para cada pueblo de elegir libremente su régimen político”. Dicho lo cual, marchó, como decíamos, a ordeñar la burra en la Unesco, a cuya dirección general aún estaba por llegar “el profesor más tonto” que Gustavo Bueno haya conocido.

    –¿Cuántos amigos respetables por fascistas admitiría tener la señora Cifuentes? –preguntaba aquí, retóricamente, David Gistau, provocando la risilla nerviosa de media profesión (el periodismo de la Santa Transición es la Ilustración Escocesa al lado de lo que se nos viene encima), mientras la otra mitad miraba el modo de impostar una serenidad centrista, que es lo que se nos impone ahora.

    Pero Cifuentes, a quien el comunismo le parece “muy respetable”, pero que (esta vez) no va a Cuba, sólo es el mascarón de un partido que piensa de los principios lo que el gran Juan Soriano del arte:

    –Es como que se te metió una hormiga en el culo.

Trumpolín

Hughes
Abc

Apartir de ahora, el «Homérico» de Barry Fitzgerald se sustituye por lo de José Sacristán contra el IVA: «¡Necedad culturicida!».

Los guardianes de la Información, la Democracia y el Estado de Derecho, es decir, los que hablan hilado y estirando las copulativas, le han declarado la guerra a Trump por eyectar (así lo dicen) al anchorman Jorge Ramos, siendo anchorman presentador de noticias. En su biografía trumpiana, Robert Slater cuenta que antes de escribir una sola palabra ya tenía una carta amenazando con la demanda. Pero resulta divertido cómo se pone el personal cuando lo escandaloso no fue tanto su desprecio al periodista como que se hiciera en público. Lo normal viene siendo llamar al jefe del plumilla, no hacerle famoso mundialmente.
 
El método de comunicadores y comunicatrices es ir y venir de la emoción a la indignación.

¿Para qué están los actores si ya se emocionan los periodistas?

Ayer, en las noticias de A3, su presentadora, hablando de los refugiados, dijo que «la situación ya es insoportable». Con qué expresión no lo diría que entendí que era insoportable para nosotros, lo que sería menospreciar mucho nuestra capacidad. Estos días, la información sobre este asunto es una apabullante búsqueda de «historias y dramas humanos», adjetivo que ya va unido al patetismo y a la conmoción, no a una regla hermosa.

«Haz algo, Europa, ¡que nos llenan de metáforas el Mediterráneo!»

El resto del telediario es estacional: los exámenes de septiembre (¡todos haciendo como que estudian!), la vendimia, la vuelta al cole y el «morbo de la Champions». Más que noticias, costumbres.

Para apostar por «El Aprendiz» (el reality de Trump), Robert Wright, jefe de la NBC, se hizo una pregunta: ¿Hasta dónde se puede ser malo en televisión? Aquí la contestaron dándole el programa a Luis Bassat.
 
Para poder solidarizarse con Ramos, los anchorman de Estepaís tendrían que haber atacado el populismo de Pablo Iglesias en su primera rueda de prensa.

O sea, que de Trump a Bassat; y Sacristán, con su semblante de filatélico que no encontró el sello:
 «¡Necedad culturicida! ¡Necedad culturicida!».

Domingo, 30 de agosto


-La Iglesia Católica no es más que un monstruoso compromiso entre dos fuerzas que se destruyen: el Derecho Romano y el Evangelio.
Miguel de Unamuno

"Lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre"

DOMINGO, 30 DE AGOSTO

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos escribas de Jerusalén, y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. (Los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes las manos restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas.) Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: «¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?» Él les contestó:

-Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: "Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos." Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres.

Entonces llamó de nuevo a la gente y les dijo:

-Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro.

Marcos 7,1-8.14-15.21-23

sábado, 29 de agosto de 2015

Armas


Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Cada vez que un disparo resuena en América, en España estalla la discusión sobre el derecho constitucional a llevar armas… en América, donde el genio que lo teorizó, después, por cierto, de haber inventado la democracia (sin saberlo), murió, como antes su hijo, en un duelo a pistola de una belleza trágica digna del cine de Clint Eastwood.

    ¿Qué sabe España de armas y derecho constitucional? Pues lo mismo que Cifuentes de comunismo y democracia.

    España es, como Cifuentes, socialdemócrata, limbo ideológico inaugurado por Franco el 1 de abril del 69: consiste en renunciar a lo importante para poder ponerse de acuerdo (¡consenso!) en las gilipolleces.

    Aparte los zulos etarras, España, el país donde Prieto iba con “pipa” al Congreso, no tiene armas (fue desarmada por Franco, que requisó el armamento que poseían las familias desde la guerra con el francés), pero tiene una Constitución que no cumple nadie, lo que nos permite dar lecciones de derecho constitucional al único pueblo políticamente libre de la historia.

    En plena fiesta mediática por el aniversario de lo de Puerto Hurraco, España le dice a América que Flanagan, el asesino de Virginia, es cosa de la Asociación del Rifle.

    –Flanagan tenía problemas con la cabeza, no con las armas –ha resumido, desde el sentido común, Donald Trump, dueño de ese “tupé pan de oro” que fascina a Hughes, cuyo ingenio se ha venido arriba con la visita a Gustavo Bueno (“El yihadismo recurre a los cuñados –tuiteó ayer, sobre los cinco cuñados de San Martín de la Vega enviados como los cinco lobitos a la guerra siria–. La Otan tiene que ponerse seria”).

    Aquí no tenemos problemas de armas, pero tenemos cabezas con problemas como las de esos comunistas jerezanos que llaman “asesino” a Pemán por escribir el diálogo del vino y los toros con Fernando Villalón en Jerez de la Frontera (“una bandada de casas blancas, posadas al pie de la torre de San Miguel”), una tarde de junio, a la hora de la siesta.

Concejala, pero no de cultura (solicitud de perdones)

 
Cádiz a Pemán
Pemán a Cádiz

Vejeriega

Francisco Javier Gómez Izquierdo
    
        Díganme bocazas mal informado. Acúsenme de dar por bueno lo que oigo en los bares. Ríanse de mi memoria... y en fin, juzguen como consideren oportuno.

      En las letras que puse antier ascendí a teniente-alcalde de Cultura a la concejala por IU del Ayuntamiento de Jerez. Sin motivo y sin comprobante. Porque lo había oído en Barbate. Y mira que por mis constantes visitas al pueblo traduzco simultáneamente el idioma barbateño. Que fulanito ya “se va al Corte Inglés de las afueras de Barbate” quiere decir que Rufino ha pasado a las ocho y media por lo de Juan José en la motillo de camino a Zahara de los Atunes donde tiene un quiosquillo de chucherías. Que “las de la cara 'tapá' han solicitado un teleférico”, significa que Vejer está muy alto. Que la más lista de Jerez va a tirar a Pemán a un pozo, con el Diario de Cádiz en el mostrador, la interpretación de un servidor pecó de ligera y convertí a la concejala Ana Fernández de la Cosa en casi ministra de Cultura de la Janda.

     Los gaditanos de la capital y provincia se meten mucho con Jerez. Una cosa parecida a las provincias andaluzas con Sevilla. Lo mismo que todos los vecinos de España. Los gaditanos se meten tanto con Jerez porque la verdad es que los jerezanos son un tanto particulares. Güiza no es una metáfora. En las últimas elecciones de Jerez los peperos consiguieron once concejales -fíense, porque lo estoy mirando en la página del Ayuntamiento-, los del Pesoe, siete; los de Ganemos, cinco; los ciudadanos, dos, y los de IU, otros dos. Una de los últimos dos es la concejala Ana a la que sacan mucho en los papeles hablando mucho de las culturas alternativas, la  música de todos los continentes y dando guerra a los autores españoles que ella considera fascistas.

      El teniente de alcalde en Jerez de Dinamización Cultural, además de Urbanismo, Patrimonio y Seguridad es Don Francisco Camas Sánchez, que asume tantas tareas porque todas las del ayuntamiento se reparten entre los seis concejales, más las  propias de la alcaldesa, que es la primera de los siete. Recuerden aquella señora con los pies más grandes que los zapatos. El 100% de IU -Ana Fernández representa el 50- y los cinco de Ganemos consienten el gobierno socialista, pero carecen de tenencias en la alcaldía. Es cierto que Ana Fernández de la Cosa sale en el Diario más que la alcaldesa y puede que esto confunda a los barbateños y a mí con ellos. Al final va a resultar que a la concejala de los comunistas la sacan porque baila todos los ritmos de todas las músicas.
      
En Barbate le dicen “la curta” y como uno se ha convertido a la fe pecadora de Barbate, ruego perdonen mi torpeza y quiten a la concejala la categoría de Cultura que un servidor le adjudicó sin contar con el permiso de Francisco Camas Sánchez, el auténtico responsable de disciplina tan gaseosa en el siglo.

Sábado, 29 de agosto


-Madrid me tiene verdaderamente encantado. Pero aún no tuve tiempo de cumplir tu encargo: no fui a la Paloma. Pero será muy pronto.
José Bergamín (a María Zambrano)

viernes, 28 de agosto de 2015

Los Izquierdo





Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    En la grande polvareda de Puerto Hurraco se nos aparece Vara, el psicólogo socialista de los Izquierdo, que no considera “que los hermanos fueran de pocas luces”.

    –Eran de aspecto primitivo, pero manejaban una explotación agrícola considerable y tenían filosofía de vida evidente (?).

    El autor de este dictamen científico es hoy presidente de Extremadura, y los Izquierdo, los patitos feos de nuestro acervo criminal. Eran ilustrados (tenían luces y filosofía) y terratenientes, como Jefferson, pero feos, y ni siquiera supieron decirle a Vara que sufrían “discriminación racial y sexual”, como dice el asesino de los periodistas de Virginia.

    Con sus luces (¡gusiluces de Puerto Hurraco!) y un careto menos lombrosiano, los Izquierdo hubieran tenido su película, como el Garfia (“Horas de luz”, ay, con Emma Suárez). Tampoco idearon para lo suyo un móvil progresista, como De Juana Chaos (es la diferencia, en España, de matar por venganza y matar por territorio), merecedores, por tanto, de la compasión del partido de Vara, de “la paz social” de la Audiencia Nacional y del análisis cultural de Pablemos, cuya biblioteca (todo cuanto ha leído en su vida) cabe en un tuit, pero que en Cambridge, con una beca de Blesa, se vino arriba y comparó con Antígona (¿o con Sófocles?) a los partidarios del carnicero de Legazpi:

¡El “no” de Antígona en el que se fundamenta la ética en política, como acto radical de libertad que desafía las leyes y se opone a la tiranía!
    
Pobre Pablemos.
    
Y pobres Izquierdo, que, víctimas de estos orates del progreso, murieron en el talego. Contado por quien los conoció: “El alto y cano murió en la prisión de Badajoz de muerte natural… El otro se ahorcó en su celda porque, con sus cosas preparadas, ciego, setentón, le aplicaron la doctrina Parot el día que cumplía veinte años de una condena de veinticinco sin un día de permiso”.

    –La Asociación del Rifle tiene comprados a muchos políticos… –tuitea, al fondo, Ana Pastor.

Festividad de San Agustín

Amanecer en el puerto

La culta concejala de Jerez de la Frontera


 El día de la Jura

Mosaico en la Cartuja
 
Francisco Javier Gómez Izquierdo

   Ana Fernández de la Cosa es una chica joven a la que han hecho concejala en Jerez de la Frontera.  Parece ser que a pesar de su corta edad es mánager musical -se desconoce a qué músicos u orquestas asesoraba o representaba-, y no encontrando entre la  facción persona con más conocimientos, la han puesto a mandar en la Cultura de su pueblo.
    
Cuando prometió el cargo fue de las que salió en los telediarios espantando la Biblia y con los ovarios pintados en la camiseta. Provocadora en el atuendo, habladora con la parla etarra del imperativo legal, haciendo constar su odio al Rey y abrazando gozosa el sueldo que le llovía del cielo, prometió defender a las ciudadanas sobre todas las cosas, a los ciudadanos del pueblo y  con todas sus fuerzas a la Administración a costa de la que, se olvidó añadir, iba a vivir a cuerpo de reinona republicana.

    Saben ustedes que la tal Ana, la culta de Jerez, se puso en un pleno municipal a hablar como se habla tomando la última copa en el bar más chusco del barrio y donde el más perjudicado cuenta cómo cantó las cuarenta un día a los guardias o cómo puso los cuernos al dependiente de la tornillería. Ana Fernández y de la Cosa soltó que Don José María Pemán fue fascista, misógino y asesino.  La concejala  se quedó  tan pancha, porque para eso es la culta del Ayuntamiento. La concejala no estaba borracha. Habló en serio y, como los fanáticos del ISIS, ordenó derribar la estatua del ilustre gaditano.

     ¿Qué entenderá la concejala por fascismo? ¿Registrará las casas de sus vecinos para requisar los libros del escritor maldito y quemarlos en un hoguera en la Cartuja en su lucha contra el fascismo? No sabe la concejala que fascista hoy es cualquiera. Basta con que te lo llame un estúpido lorito para que lo seas. Cualquier día, un jerezano que pase al lado de la concejala se lo va gritar al oído y veremos cómo lo encaja la munícipe.

     Esta mujer llamó misógino a un poeta que estuvo casado con una señora a la que adoraba y con la que tuvo varios hijos y para rematar su lección magistral le acusó de asesino como si ella supiera el nombre de los asesinados por las balas de don José María.

      Los hijos de don José María Pemàn  aprendieron con más sentido común que Ana la concejala, y por dignidad, honor y respeto han presentado un acto de conciliación, previo a una querella,  para que la mandona de la cultura jerezana se retracte de su incontinencia verborreica. Ana la concejala, ante la discreta firmeza de los cinco hijos de su particular demonio misógino, fascista y asesino ha empezado a recular y temiendo quebranto en su peculio ha ido a preguntar a “gente” que sepa más que ella por ver lo que es aconsejable hacer. Es hasta posible que pregunte a uno de los siete sabios, perdón, asesores, que el Kichi se ha buscado para su alcaldía. 

       La pasta. Es lo que preocupa a esta valiente. ¿O se dice valienta? No lo duden. Me cuentan que  la concejala anda presumiendo en Zahara de los Atunes de libertad y sosiego. Buen lugar, la Playa de los Alemanes. Allí seguro que la concejala  también encuentra algún fascista, más de una docena de misóginos y, si los muros de la montaña hablaran, se enteraría de dónde se esconden los asesinos mejor pagados.

Viernes, 28 de agosto


-Barcelona es lo único que queda en España de todavía enteramente español. ¡Ay!
José Bergamín

jueves, 27 de agosto de 2015

R8 TS del 73

El Puntal, Villaviciosa, Asturias

Machismo



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Mandarinismo (bursátil) en China, racismo en Alemania, y en España, treintañismo, o comunismo de Puerto Hurraco, donde se cumple aniversario.

    Comunismo de Puerto Hurraco es este ucase tuiteado por la escuela de Pablemos en Anchuelo para situar ideológicamente el crimen de Morate:
 
Han pasado setenta y nueve años desde el genocidio a Federico García Lorca y todavía la derecha sigue asesinando: feminicidio en Cuenca.
 
Cuenca, retiro levítico de Ruano y de Bonifacio, a quien en la Santa Transición los cabestros apalizaron por vasquista (¡a él, taurino de Pepín Jiménez y gitano!)
 
Ahora han agredido allí a una chica de derechas al grito de “¡Es ella, a ver qué dices ahora, fascista de los cojones!”, quizás la interpretación que un antifascista sometido a tertulias políticas de TV haga de la hegemonía de Errejón, el cerebro de Pablemos, que se mueve, como se sabe, en la tensión entre el núcleo irradiador y la seducción de los sectores aliados laterales.

    Al ser de derechas, Inmaculada Sequí, la chica agredida (ella sospecha que por taurina, en una socialdemocracia que quiere imponer, sobre la Tauromaquia, la Tomatina), está excluida de las atenciones sociales y privilegios mediáticos reservados en exclusiva para los socios de la Clase Oprimida.

    ¡Ni una sola insinuación de “machismo” en los comentarios sobre la agresión!

    Y es que “machismo” es un concepto muy averiado en la literatura comunista. Si “Milhouse” Errejón no entiende nada de la “hegemonía” en Gramsci, ¿qué va a entender del “machismo” en Lenin?

    En su “Materialismo y empiriocriticismo”, Lenin, en efecto, condena sin paliativos el “machismo”, pero no el que creen Errejón y las feministas, sino el de Ernst Mach (su solipsismo), cuyos seguidores son los “machistas”.

    A Errejón le pasa lo que al Ché, quien le metió “la nariz a la filosofía”, pero se encontró con su ignorancia: “Luché con el maestro Hegel y en el primer round me dio dos caídas”. Como Amelia Valcárcel.

Jueves, 27 de agosto


-Navarra y el carlismo han tenido el privilegio de ser piropeados por el Mediterráneo con d'Ors y por el Atlántico con Valle-Inclán.
José María Pemán

miércoles, 26 de agosto de 2015

Cucaña y pólvora


 La cucaña

Pólvora

El / la 9




Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    En plena controversia nacional sobre el 9 de Benítez (a Benítez, según Mou, le sobran kilos, y según el piperío, le falta un 9), Ana/Anne Hidalgo, la Kichi de París (es de Cádiz, más progre que Bergoglio y alcaldesa) ha hecho un tuit, que es la unidad de pensamiento contemporánea (la clase de “ideas claras-cortas” que combate Gustavo Bueno), sobre la liberación de París que podía haberlo firmado el Kichi de Cádiz.

    – Hace 71 años, La Nueve entraba en París. Nunca olvidaremos a nuestros héroes libertadores.
    
Del 9 de Benítez, no se sabe para qué, a la 9 de Hidalgo, ya se supone que para quitar hierro a la Legión de Honor de Hollande a los rústicos soldados americanos que redujeron a trompadas al moro insurgente del tren a París, cuando, al decir de los psicólogos, podían haberlo espantado con un plato de jamón como los que tomaba Pepe Brajeli, apoderado de Curro, tan caro a los cristianos que Brajeli, si tenía que ir al lavabo, dejaba la dentadura en el plato para que nadie le tocara el jamón.

    He ahí las dos conquistas de la Revolución Francesa: los restaurantes caros del Directorio (jamón, jamón y jamón, que era “foie”) y la Legión de Honor de Napoleón, el “petit caporal” que acabó para siempre con la idea de libertad en Europa. Mas como dijo el general Schwarzkopf en Kuwait (“Kuai”, pronunciaba Hermida), “ir a la guerra sin Francia es como salir a cazar ciervos sin tu acordeón”.

    El acordeón de Ike en París fue “La Nueve” de Leclerc, con sus “republicanos españoles”, entre los que Raúl del Pozo incluyó a Xavier Valls (padre de Manuel Vals, ministro de españolísimas pulsiones autoritarias), que llegó en el 49 a París, donde la única guerra que tuvo que librar fue la de la figuración de sus bodegones contra la abstracción de la moda totalitaria.
    
Se dice “republicanos españoles” y es como si se dijera que los libertadores de París fueron Ortega, Ayala y Marañón, los tres que hubo en España, pero que en el 44 ni ellos eran republicanos.

Menú de agosto (degustación) en Casa Maruja

 Fabes

 Tortos soufflé

 Jabalí

 Pitu de caleya

 Cabritu

Arroz con leche

Casa Maruja
La Marea, Asturias
(Probablemente la mejor casa de comidas de España)

Miércoles, 26 de agosto


-La Cosa está que arde en España...
Luis Bonafoux

martes, 25 de agosto de 2015

Bueno




Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Ayer, escuchando en la iglesia un concierto marinero de habaneras, al atacar el coro “Asturias, patria querida”, puesto todo el mundo en pie, un señorín levantó un puño de jugar a los chinos, como el de Villa, el sindicalista millonario, en Rodiezmo.
    
¡Es que es de izquierdas de toda la vida de Dios! –me dice mi vecino de asiento.

    Y hoy he tenido el privilegio (merecedor de una paliza, como la que propinó a Cellini su padre cuando vio una salamandra en el fuego, para que así no lo olvidara) de acompañar a Hughes, que venía del fútbol (Benítez, pivotes, Abelardo, guajes), a entrevistar a Gustavo Bueno.
    
Una vez me llevaron a un sitio de conferencias con Valdano, que decía que la filosofía del Madrid era 4-2-3-1.
    
Bueno vive en una Asturias como de Gil Parrondo, por el camino que llaman de Carlos V y el “Tlaxcala”, un bar que es peña sportinguista, donde acostumbra jugar a los naipes Rubalcaba, el químico.

    En el “Tlaxcala” se le va uno la imaginación a Bernal Díaz del Castillo (no recuerdo haber gozado más una escritura), y se oye que por aquí hay muchos mexicanos con casa, como la de un muy buen amigo de Slim.

    –Desengáñate, Gustavo: todo es química –dijo una vez a Bueno un famoso biólogo que debía ser el mismo al que un célebre artista que en otra ocasión discutía con él espetó: “¡Es usted el sabio más tonto que he conocido!”

    Y se nos ha ido la mañana en un milagro de sol, libros, mar, manzanos y filosofía, con Bueno (“Gustavo Bueno, la vuelta a la caverna” es el documental de Héctor Muniente anunciado para septiembre en el Infanta Isabel de Madrid) hablando de Wittgenstein y franquismo, de Ratzinger y escolástica (“el argentino es otra cosa, pero claro, ellos sabrán”), de la tía Ángeles y Cataluña, de Helénides de Salamina y Platón, de Espinosa (que era de Burgos) y de un capitán suyo en la mili, “que era de Burgos”, y quiso zanjar una discusión militar con una inapelable declaración de bautismo:

    –¡Yo tengo la fe de Abraham!

Golondro de La Chucha

Lastres, Asturias

Por un Córdoba morigerado

Francisco Javier Gómez Izquierdo

      Los grandes generales romanos se hicieron invencibles para mayor gloria de Roma con tácticas que asombraban a los  bárbaros y con las morigeradas costumbres de sus legiones. Ya saben... la decadencia del imperio llegó cuando los generales se creyeron dioses y los soldados dejaron de ser morigerados. Morigerado era una palabra que aparecía de continuo en nuestras traducciones de latín y a la que teníamos mucho respeto por estar adjudicada a los hombres buenos, sensatos, austeros, trabajadores y solventes de peculio que pretendíamos ser. Luego, nuestros padres de la patria abandonaron el latín y nuestra palabra favorita desapareció de los discursos. He preguntado  a un puñado de mozos universitarios que pasan los 20 y no me han sabido contestar. Alguno cree que no es palabra española.

    El entrenador Rafael Benítez es general morigerado con el que se ha de tener paciencia. Lo peor es que no la tengan ni sus legionarios, ni las tropas auxiliares del As y el Marca, que ya empiezan a cuestionar su rigor posicional y su obsesión defensiva. La plantilla del Madrid anda tan saturada de conceptos que el primer once en Gijón pareció aturullado, mientras que el Barça en Bilbao hubo de proveerse de defensas circunstanciales a marchas forzadas sin tiempo para meditar. Salió bien el parche de Sergi Roberto, pero noto demasiada debilidad en retaguardia para imperar en Europa como la última temporada. Veremos.

   El Barça, el Madrid... Es su liga. La mía es la 2ª y es la que voy a vigilar para imaginar las estrategias que pondría en práctica con el Córdoba si fuera José Luis Oltra, nuestro entrenador, a quien tantos éxitos deseo.

    J. L. Oltra es míster educado, tranquilo y muy agradable en el trato. Es listo. Sabe lo que gusta al público y al empresario a quien se debe. Lo primero que hizo en Córdoba al llegar en junio fue ir a ver a unos infantiles como si le faltara tiempo para empezar a trabajar y como si fuera a durar una generación en el banquillo cordobés. Es detalle de persona inteligente... pero está por ver si es entrenador morigerado.

    De momento se conforma con lo que le dan. No exige jugadores para “mi proyecto” y acepta la recortada plantilla que le ha preparado Emilio Vega, un hombre de León que fue defensa en el Córdoba cuando el amo era Sandokán.
     
Razak es un portero ghanés que se cedió al Mirandés con intención de venderlo a buen precio. Nadie se ha interesado por él y a pesar de carecer de técnica y elegancia parece que tiene imán y todos los balones le van al cuerpo. Es el titular en la portería y sus intervenciones prometen ser entretenidas. El veterano Falcón espera su oportunidad.
    
El lateral derecho flojea mucho. Dalmau es un chico joven que era reserva de Campadabal en el Barça B . A éste se le ha invitado a marchar con el que lo trajo, el Chapi Ferrer, y el Chapi lo ha acogido en Mallorca con tanto cariño que le ha puesto de titular para que siga fallando como en El Arcángel. Se dice que Stankicevicius, aquel rubio grandote de Valencia y Sevilla, está a punto de llegar. Un poco mayor me parece.

     El zurdo es Cisma, trotamundos experimentado y solvente. Los centrales  no acaban de convencerme, pero faltan perras y hemos de conformarnos con lo que hay: Deivid, para un servidor el más fiable; Rodas, de vuelta ya, al que veo excesivamente lento, pero al que no se le puede acusar de pasotismo. Los hermanos Cruz son de la casa, pero no se les tiene confianza. Bernardo vuelve de Santander y Fran de Alcorcón. Creo que el míster debía atreverse con Fran, pero allá el.
     
Markovic es acertadísimo fichaje que no me explico cómo andaba libre y sin amo. Un todocampista de presencia impresionante y al que es probable nos quiten en Navidad. Víctor Pérez tiene mis parabienes y aún no me explico el poco afecto que se le tiene en Valladolid y esa manía de cederlo todas las temporadas. Luso, otro mediocentro, gusta a los entrenadores, pero yo lo veo poco inteligente en el campo y bastante torpe en el control del balón. De pasar, ni hablamos. Caballero guarda clase y le asoman muchas lesiones. Tiene difícil jugar porque no parece futbolista de costumbres morigeradas. Hace dos veranos se fue con unos amigos a jugar pachangas de fútbol sala al Brasil. No se precisan mas comentarios.

     Lo mejor que tenemos son las alas. Nando, un canterano del Valencia encarador y valiente que nos ha llegado como becario; Pedro Ríos, que huyendo del descalabro del Recre se ha acomodado con toda la familia en Córdoba; López Silva, “el pajarito”, del que siempre esperamos una genialidad. En Primera, no, pero en Segunda es interior de mucho fuste. Por último, Fidel. El de más clase, el más elegante, a veces genial y a veces desesperante. ¡Cuánto me gustaría que se centrase y demostrase de lo que es capaz!. Ante el Valladolid jugó el último rato. Ganó el partido con un gol que serían incapaces de marcarlo muchos jugadores de Primera. ¡Vamos Fidel, te vi debutar y cuando nos marcaste aquel gol jugando con el Recre, aposté dos cervezas a que darías que hablar! No permitas que pierda la apuesta.

      J.L. Oltra ha conseguido que Xisco, un delantero centro amado y maldito en la ciudad, trabaje como un zapador. Está en la fase en la que es querido y cantado. Es goleador. Le falta suerte, pero es de los mejores delanteros de Segunda. Mejor no lo íbamos a encontrar y su continuidad es un acierto.  Florín es delantero estajanovista. Para que se hagan una idea, es lo más parecido a Toquero que puedan imaginarse. En Segunda se agradece tanta entrega.

    No hay nada más. Bueno, sí, quince mil abonados. Si el entrenador Oltra consigue hacer grupo compacto, la plantilla puede alegrarnos el año. El mayor peligro está en que ciertos elementos abandonen los hábitos morigerados y todo sea descrédito y pitos. ¡El Señor no lo permita!

El equipo A

De pie, de izquierda a derecha: Pyk y Melquiades.
Agachados: Paco B. y Javi Gómez

Martes, 25 de agosto


-Sería muy difícil reducir a esquema racional los más agudos aciertos de la mujer. ¿En qué texto estudió su política Isabel la Católica ni Santa Teresa su teología mística? Son los hombres los que luego han estudiado mística y política en esas mujeres, reduciendo a razón sus luminosas intuiciones.
José María Pemán

lunes, 24 de agosto de 2015

Cien mil



Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    En representación de Morante de la Puebla, Blanca Moeckel, hija de Joaquín Moeckel, el abogado que hizo inclinar a la Sgae tirando de las canillas de Bautista, demanda por cien mil euros a un antitaurino holandés que le llamó “asesino” y que reside en Don Benito, el pueblo adonde Pascual Duarte fue a alcanzar el tren a partir de la segunda edición, pues en la primera lo habían puesto en Trujillo, y Cela se vio en el trance de tener que llevar, o el tren a Trujillo, o a Pascual a Don Benito.

    Hombre, si Pedraz, el juez que, según Hughes, se hizo juez viendo a Corbin Bersen en la tele, protegió el ingenio de Guille Zapata, bufón del Holocausto e ilustre señor concejal de Madrid, con un ininteligible auto en defensa del “humor negro”, la demanda contra el antitaurino holandés podría ser rechazada en defensa del “humor negro bragado meano”, que aquí a Emilios Bettis tampoco nos va a ganar nadie (“soy español, ¿a qué quieres que te gane?”, dice el lema del roncerismo, que también es judicial).
    
Y en caso de condena, el antitaurino holandés siempre podría hacer suyo el argumento del organizador de la pitada al Rey al recibir la sanción de noventa mil euros:

    –No voy a pagar. ¿Acaso alguien paga?
    
Hay que decir que el antitaurino holandés no es Eugenio Noel. Ese tipo llama “asesino” a Morante, y con eso cree acreditar, como tantos toláis de su especie que abrevan en el periódico global, una sensibilidad moral, y por tanto estética (la moral es la estética de las costumbres) superior, por ejemplo, a la de Lorca o Cocteau.
    
Si a mí me leyera Barrès o Anatole France, me reconocerían como lo más grande que hay en España, pero no me leen ni saben que hay un Noel en España –dice Noel, que es antitaurino por llamar la atención.

    Noel, que es rubio, quiere ser racialmente español, y está solo, “solo como los leones”.

    –España está agotada. Lo hemos dado todo a manos llenas como niños botarates. Ya no tenemos nada, ni sangre ni espíritu.

La Liga y la Revolución

La Revolución Pendiente




Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    Ahí es nada, comenzar la Liga en Gijón, cuna del batallador Luis Enrique y del reaccionario “Así, así, así gana el Madrid” en los “años negros” de Luis de Carlos.
    
Porque han de saber ustedes que, antes de los “años negros” de Mourinho, existieron los “años negros” de De Carlos, con el señorío, ay, por los suelos, y ello, según el periódico global, que lleva cuarenta años con el mismo tabarrón, por el “así, así” de Gijón en el 79, unas primillas a terceros en el 80 (que si al Sevilla, que si por ganar a la Real Sociedad) y la negativa de De Carlos a sentarse a almorzar con Núñez, que en todas las reuniones oficiales acusaba al Madrid de ganar la Liga con los árbitros.

    O sea, que ahí es nada, comenzar en Gijón una Liga que el Madrid tiene ganada porque lo ha dicho Simeone y porque, al decir del piperío periodístico, el calendario está hecho para dejar fuera de competición antes de Navidad al muy noble, muy leal y muy heroico Barcelona de Luis Enrique, el Batallador, a quien Ancelotti compensó con un triplete por el codazo de Tassotti, el de la napia de Buitre Buitáker de Gallardo, aunque el que viva como Buitáker, que vive en la columna de Colón en Barcelona, sea Luis Enrique, que vive en un andamio (y por Blasillo, Unzué).
    
El Madrid, para interrumpir la vida muelle del vestuario de Ancelotti, contrató a Benítez, entrenador-capataz que al menos prepara los partidos laborables, pero que no sé yo si estaría preparado para afrontar una Revolución.

    El primero que en Europa pronunció la palabra “revolución” en un sentido no astronómico fue François Alexandre Frédéric de La Rochefoucauld, duque de Liancourt, luego duque de La Rochefoucauld, y el último, el Pitu Abelardo, entrenador del Sporting.
    
En Versalles, tras los sucesos de la Bastilla, el duque de La Rochefoucauld despierta de noche a Luis XVI. “¿Es una revuelta?”, pregunta el rey. “No, Sire, es una revolución”, contesta el duque.
    
Antes del partido, no se sabe si por meter miedo al  Madrid, el Pitu, una especie de hijo intelectual de Vázquez Montalbán y Ada Colau, dijo que su equipo es “revolucionario, como Asturias”, que si él, que si la familia humilde, que si el padre carpintero, que si el abuelo republicano (Asturias, en efecto, se levantó en armas contra la República en el 34), que si la guerra civil, que si sin hambre no se juega en su quipo… El periodista del Nuevo Periodismo le da carrete (“más allá de eso, su equipo transmite muchos de esos valores de izquierdas”), y el Pitu lo resume:

    –Lo nuestro es robar.
   
Es decir, el fútbol visto por Valentín González, el Campesino.

    Contra el hambre del Pitu (el hambre, que según Camba, ha sido la mejor de las salsas de la cocina española, quiere ser ahora la mejor de las tácticas del fútbol español), ¿qué podía ofrecer Benítez, con su fútbol fabril y manufacturero?

    No comprendo la melancolía de los madridistas ante esta Liga, a pesar de la foto “lolaila” (costumbrista) de la familia Ramos (“¡el cotihero!”) en plan familia Ulises de la contraportada del TBO. En Televisión Española, la del contribuyente, la presentan como la Mejor Liga del Mundo: han fichado a Pablo Alfaro para hacer de Doctor Mateo y, culteros ellos, dicen… “¡a balón detenido!”



LA SALSA DEL FÚTBOL

    Aunque Luis Aragonés tenía la muletilla de “no cabe duda”, la duda de Descartes, el señor que inventó el racionalismo en un sueño, es la salsa del fútbol, y no el hambre del Pitu. Está la duda de si las renovaciones de Pepe y Ramos vienen del gol de Suárez al Madrid en Barcelona. De Benítez se decía que iba a Gijón “a despejar las dudas” de la temporada, que no se sabe cuáles son. Duda, en todo caso, es cómo va a rellenar el piperío el hueco sentimental dejado por Casillas en el banquillo del Bernabéu, tan grande, para los realizadores de TV, como el dejado en el banquillo “blue” de Old Trafford por la doctora Eva Carneiro, que no es precisamente el doctor Pablo Alfaro.

Lunes, 24 de agosto


-El pueblo dice "endenante", añadiendo letras y sílabas, mientras el maestro no le enseña a decir "antes". El hombre sencillo pone muchas más haches que las que se come. Nada hay más enrevesado que un traje, una cortesía o un devoión "popular". Es podando mucho como los bosques se convierten en jardines.
José María Pemán

domingo, 23 de agosto de 2015

El Córdoba en su hábitat

Paco Jémez, nuestro entrenador
 
Francisco Javier Gómez Izquierdo

      Vuelve la Liga del Madrid, Barça y puede que Atlético de Madrid. Desde Córdoba la vamos a mirar con la tranquilidad de que nos es ajena, porque estamos dispuestos a disfrutar compitiendo en 2ª. Donde nos corresponde. Lejos de los delirios de grandeza que nos hicieron creer que acorralábamos al Real Madrid y que el próximo partido lo ganamos.

    Que el Córdoba estuviera en Primera la temporada pasada fue un accidente. Llegaron jugadores con algún talento, pero los entrenadores parecieron césares de la Roma decadente incapaces de poner en vereda una guardia pretoriana carente de disciplina y sobrada de vicios que se sublevó una vez al mes ante el mínimo reproche por sus inadecuadas costumbres. A pesar de todo, el paso entre la élite nos dio a conocer y en todos los campos caímos bien. Nos cantaban que éramos de primera, nos invitaban a cerveza en sus peñas y nos hacíamos fotos intercambiando bufandas... mientras cumplían el trámite de ganarnos. No somos otro Cádiz, pero vamos camino de ello. Perdimos todos los duelos menos dos, pero incluso ganando nos abrazaban. ¡Cuánto cariño en San Mamés, nuestro primer triunfo...!

    El segundo fue ante el Granada, poco antes de acabar la primera vuelta en El Arcángel y desde entonces no hubo alegría a la vera del Guadalquivir. Ayer comenzó nuestra Liga. En la que competimos y donde disfrutamos por las incertidumbres de los partidos y los resultados. Una liga en la que cualquiera gana o pierde con cualquiera. Una liga de la que participamos y somos protagonistas. Una liga sin pronósticos y en la que nada queda claro hasta la última jornada.  Somos más cabeza de ratón que cola de león. Aunque nos pese.
    
El Córdoba se ha estrenado contra el Valladolid y ha sido mejor. Por éso el 1-0. El once de Pucela tiene obligaciones de ascenso por nobleza e historia, pero me ha parecido que si quiere llegar a buen puerto debe defender mejor por los costados y atenerse a fórmulas mas prácticas para llegar a las porterías rivales. El portero Kepa para mucho y bien, pero no puede hacer milagros. Chica, el veterano lateral derecho, es de tronco rocoso y compacto, mientras que el izquierdo, joven y Hermoso de nombre, acaba de abandonar el R. Madrid C en periodo aún de aprendizaje. El central Marcelo Silva está más lento que en su época del Almería. Juanpe, el otro, bien sin más. Óscar es el faro de un equipo tristón y melancólico. Ayer se distinguía por el brazalete blanco en camiseta morada. Nada más. Leao es mediocentro rascador, pero sin la fiereza típica del puesto. Timor me pareció el más comprometido junto a Juan Villar, un mozo que deslumbró en el Recre hace años y que llega a Valladolid con la falsa etiqueta de ser el mejor jugador del Cádiz en la campaña pasada.  Mojica, un colombiano veloz que creo que es aún del Rayo, pero al que Paco Jémez no soporta, parece mejor de lo que muestra, pero todo se le va en reñir a sus compañeros y cierta falta de conocimiento en el control de su fenomenal sprint. Rodri, el delantero centro, no es el que fichó el Barça hace unos años. La lesión lo frenó, pero aún tiene velocidad y transmite mucho peligro. Un 1-4-5-1 (un sistema que gusta a los analistas) puso Garitano en Córdoba con la pretensión de liarla en un contraataque, pero Mojica anduvo despistado y Rodri acabó asfixiado ante un equipo, el Córdoba, que fue mucho más que el Valladolid.
   
Si damos por bueno que el Valladolid es favorito al ascenso, nosotros, el Córdoba, no vamos a ser menos.

Tréboles





Ignacio Ruiz Quintano
Abc

    He ahí, en un tren de Arras, la metáfora más famosa de Spengler, la de la civilización salvada por un pelotón de soldados, y nuestro periodismo socialdemócrata titulando: “Los pasajeros (la sociedad civil, el pueblo) redujeron al autor del ataque, un residente en España (el terrorista marroquí)”.

    Y acudo a Rosa Belmonte, cuyo Twitter es el mejor cazadero de análisis políticos que nos queda en España:

    –“Estaban los periodistas en Barajas, cuando se llamaba Barajas...” Lydia Lozano. ¿Pero alguien dice Adolfo Suárez?
    
¿Por qué el Comité de Censura Municipal de Carmena, ese regalo de Pedro de la Preveyéndola al pueblo de Madrid, quita la calle a Julio Camba, un anarquista sin cargo alguno ni en la Monarquía ni en la República ni en la Dictadura, y deja el aeropuerto a Adolfo Suárez, ministro del Movimiento que fue?

    Suárez, hombre inaugural de nuestra posmodernidad, es el poder por el poder, retratado con tres o cuatro golpes de magnesio en el hermoso libro de Juan Fernández-Miranda sobre “El guionista de la Transición”, Torcuato Fernández-Miranda, el hombre “en condiciones de ofrecer al Rey lo que me ha pedido”, a quien Suárez pregunta por sus posibilidades de ser presidente:

    –Hay tréboles de cuatro hojas –responde Torcuato.
   
 Cuando el Rey comunica la elección a Suárez, éste exclama: “¡Ya era hora!” Después, el poder por el poder. “A los ídolos no les gusta ver delante de ellos al escultor que los forjó”, dijo Antonio Pérez (el pérfido secretario de Felipe II), y Suárez condena a Torcuato al más vulgar ostracismo (ni siquiera acude a su funeral).

    –O te callas o te vas –le espeta un Suárez que permanece en el cargo en contra de lo planeado y que dice no ser comunista (era falangista), “pero sí soy demócrata y sinceramente demócrata”.

    Torcuato “se va” del grupo parlamentario por oponerse al término “nacionalidades”, obra de Abril:
    
Están locos. Ni la República se atrevió a tanto. Lo de las “nacionalidades” nos llevará al desastre.

En honor de San Roque


Habaneras por dentro...
(Para los mayores)

 ...y borracheras por fuera
(Para los jóvenes)

 Amanecida

 Primer sol de la mañana sobre la Generación Mejor Preparada de la Historia

Domingo, 23 de agosto


-El peligro de la moda es el mismo que el de los motines y los crímenes colectivos y de masas: la disolución de la responsabilidad. Fuenteovejuna mató al comendador... "La época" es la que se viste así.
José María Pemán

El puertín de mis amores

Concierto de habaneras
Coro Manín
Iglesia de Lastres

"¿También vosotros queréis marcharos?"

DOMINGO, 23 DE AGOSTO

En aquel tiempo, muchos discípulos de Jesús, al oírlo, dijeron: «Este modo de hablar es duro, ¿quién puede hacerle caso?» Adivinando Jesús que sus discípulos lo criticaban, les dijo:

-¿Esto os hace vacilar? ¿Y si vierais al Hijo del hombre subir a donde estaba antes? El espíritu es quien da vida; la carne no sirve de nada. Las palabras que os he dicho son espíritu y vida. Y con todo, algunos de vosotros no creen.

Pues Jesús sabía desde el principio quiénes no creían y quién lo iba a entregar. Y dijo: «Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí, si el Padre no se lo concede.» Desde entonces, muchos discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir con él. Entonces Jesús les dijo a los Doce:

-¿También vosotros queréis marcharos?

Simón Pedro le contestó: «Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el Santo consagrado por Dios.»

Juan 6, 60-69

sábado, 22 de agosto de 2015

En la muerte de Lina Morgan



LA BARBA

Hughes
Abc

El programa de TVE dedicado a Lina Morgan, cómo no, triunfó en audiencia. Al día siguiente, Telemadrid emitió «La descarriada», una película en la que hace de peripatética chuleada por José Luis López Vázquez. El inicio se parece mucho a «Operación Mata Hari», de Gracita Morales. Hacían las dos de prostitutas ibéricas que ni pagando al cliente.

Al año siguiente, 1974, Lina Morgan protagoniza en «Una pareja distinta» uno de sus papeles más raros: una mujer barbuda que se casa con un López Vázquez travesti.

En «Lo Verde Empieza en los Pirineos» (1973), una de las razones por las que el personaje de López Vázquez sube a Francia es un trauma originado por la visión, cuando niño, del cuadro «La Mujer Barbuda» de Ribera. Veía una mujer española guapa y ¡zas! le salía barba. Hombre y mujer se retroalimentaban la frustración sexual en un infinito cómico que Lina Morgan representó en la mujer.

Es en el teatro donde consigue un personaje que, en propia confesión, se lo forma la gente. Un personaje esculpido por cada risotada de un público que se convertía en mujer mayor. El público de Lina Morgan, al reír, siempre parecía una de nuestras abuelas dando grititos: ¡Uhhh, uhhhh! Incluso andaba como ellas cuando bajaban al mercado, con las manos cogidas al monedero. Eso sí, de cintura para abajo, la rebelión, la libertad patizamba: pierna va, pierna viene, el despatarramiento sicalíptico. Se burla del culo, de los atributos, y pone labios de no haber besado jamás. Lina derrota a la mujer con curvas y se lleva al guapo. Al galán, no al castizo. Al españolito que se lo quede la vicetiple.

Tortos y cachopos

 Tortos en su punto (y hora)
El Molín

Cachopos que te quitan de las manos
Casa Carlos