Follow by Email

domingo, 2 de mayo de 2021

Los muertos y las muertas. José López Rubio



JOSÉ LÓPEZ RUBIO
1903-1996

José López Rubio, granadino, hizo “de todo lo que se puede hacer con una pluma en la mano”. Estudió Derecho y escribió en todos los papeles. Perteneció al grupo de jóvenes –Jardiel, Neville,...– que en los 30 pelearon por la renovación del teatro español. Acabó en Hollywood, contratado por la Metro como adaptador y traductor de las versiones españolas de sus películas. Méjico, Cuba y, otra vez, España. Ocupó el sillón “Ñ” de la Academia. Y fue, toda su vida, un solitario de vocación. El carmelita Matilla Rengel reveló un día la “vida oculta monástica” de López Rubio: el carmelita lo recibió y admitió en el Desierto de San José de Batuecas, a donde había acudido tres veces al año durante sus últimos veintitrés años. “Era admirable ver a un sujeto de tal categoría, tan pulcro, de modales tan finos, de palabras tan amables, llevar la vida austera y el silencio total del Desierto.” Si quieren saber si un hombre es religioso, tiene dicho Wittgenstein, no le pregunten: obsérvenlo.

IGNACIO RUIZ QUINTANO
(Del libro Serán ceniza, mas tendrá sentido / Ediciones Luca de Tena, 2006)