Follow by Email

miércoles, 19 de mayo de 2021

El todo y las partes


El puro desnudo de Nuria elevada sobre el alto varal

1977 

 

Ignacio Ruiz Quintano


    Sin libertad política, la política es marketing y glamour. El gobierno se quita el decreto de alarma, que es franquismo de garrafón, pero deja a los caciques meter toques de queda con un bando local. También la República se quitó la pena de muerte, porque qué barbaridad, pero aplicaba la ley de fugas (Casas Viejas).


    La Constitución, ay, se lo quita todo, como Nuria Espert (¡aquel monte de Venus preconstitucional, “donde florecía la felpa en un triángulo perfecto”!) con las “Divinas palabras” en el Monumental.


    En España ¿qué está antes, el todo (principio de unidad política) o las partes (autonomías)? En la metafísica de Aristóteles que don Teodoro nos enseñaba en Burgos el todo, desde luego, era antes que las partes. Con la Constitución’78, en cambio, nunca se sabe. A veces es federal (manda el todo) y a veces es confederal (mandan las partes). Los Founding Fathers se estrellaron con su apaño confederal y tuvieron que cerrar una Constitución federal, que les quedó redonda.
    

Y es que una Constitución debe ser un acto, no un pacto como la nuestra, que es una “Constitución abierta”, para que todo chalaneo tenga su oportunidad.


    –Hay que llevar a cabo una destrucción heideggeriana de la interpretación decisionista y normativista para concluir que la Constitución española es un gran pacto de Estado, y como tal pacto debe ser interpretada –aclara Miñón, ponente del 78 (“se hacían transacciones sobre todo”) y autor de la de Guinea en el 68.
    

Un pacto, dice, de las “libertades y las nacionalidades”, cuyo derecho a la autonomía se configura “como algo previo a la propia Constitución” (o sea, Suárez firmándole pases a Tarradellas).
    

Por eso, al pactar el artículo 2, se enfrentaron dos tesis: la de que la Constitución fundamentaba el derecho a la autonomía y la de que reconocía el derecho a la autonomía.
    

Nada, pues, fue improvisado. Y ahora, con el pretexto de la salud, nos vamos a enterar. Tenemos una Constitución tan “abierta” que palmaremos de las corrientes.

[Miércoles, 12 de Mayo]