Follow by Email

viernes, 20 de noviembre de 2009

SUBVENCIONES TAURINAS

ganaderia.com


José Ramón Márquez


Con la firma de un tal Ignacio González González, de los González de toda la vida, aparece publicada en una especie de periódico no carente de humor titulado Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (¡manda huevos!) una simpática relación de subvenciones concedidas a una serie de Entidades (sic) sin ánimo de lucro que ‘realicen actuaciones dirigidas al apoyo y fomento de actividades taurinas de la Comunidad de Madrid’ ¡Toma ya! Además de la penosa redacción del enunciado de la tal Orden, y lamentando, por supuesto, que por diversas y desagradables circunstancias hayan quedado fuera de la pedrea comunitaria las entidades llamadas Club Taurino San Martín Fernando Rivera y Peña Taurina Voghe, a uno le da por leerse la lista de agraciados con la munificencia autonómica y súbitamente aparecen dos auténticos descubrimientos: por un lado, que en la lista figura el nombre de algunas entidades, en las que positivamente sabemos que militan algunos amigos –a los que aprovecho la ocasión para felicitar de corazón desde estas líneas y a los que ya emplazamos para que se paguen unas cañas–, dirigidas al apoyo y fomento etcétera y a costa del Presupuesto cuando les venga bien, y por otro, que la imaginación celtíbera no tiene límites a la hora de ramonear una subvención, deporte típicamente español que se practica por igual tanto si mandan las izquierdas como si lo hacen las derechas, que, bien mirado, tanto da. Bueno, pues como una nueva muestra de humor que salta ante los ojos del viandante aparecen las Entidades (sic) con sus sonoros nombres, tales como ‘La viga atravesá’, ‘El rescoldo’, ‘Asociación Taurina Parlamentaria’ o ‘Fundación T. Internacional El Juli’, que seguro que se empeñan con ahínco en el fomento ése y todo lo demás de la tal Orden y en vivir, que son dos días. Cuando uno ve por ahí la pasta que le echan a la voracidad insaciable de la gente ésa tan insufrible que vive del cinematógrafo, y la importancia que se dan esos pelmazos, no puede por menos que sonreír ante la candidez de las subvenciones contenidas en la dichosa Orden, y entonces, poniendo la imaginación a correr, uno se imagina sus sedes, sus directivos, sus actividades y, qué quieren que les diga, pues como que da ternura. ¡Enhorabuena a todos, y los dos excluidos a intentarlo para el año próximo!



ternura / ar.kalipedia.com